domingo, 27 de diciembre de 2015

OPORTUNIDAD y ESPERANZA - ESPERANZA y OPORTUNIDAD


El conocimiento siempre es saber cuándo algo se sabe y cuándo no se sabe. Mientras tanto es solo el compás de una intuición repetida que engaña a los sentidos y en una proporción muy elevada de los casos les hace fracasar, y sufrir, mientras en otra singular cantidad de ocasiones les proporciona una segunda o tercera vida de la que nunca hubieran siquiera imaginar. Decía María Zambrano que si los sueños no fueran un cierto modo de despertar, pasarían inadvertidos siempre.Sucede en cierta manera como cuando se dan pinceladas del mismo color, una sobre otra, otra sobre una en un lienzo, y que aún siendo el mismo color siempre, nunca es igual, siempre fantasea el estigma de un brillo, una sombra que le hace diferente. 
Pienso que la esperanza, esa palabra denostada por el hiperrealismo vital que tan solo llega a ser historia por la huella que deja de tantas repetidas ausencias es lo que el humano añora y busca, y rastrea hasta hallar esa plenitud que exige siempresiempresiempre saber vaciar, procurar un vacío para que la holgura sea satisfactoria.   
Hay quienes miran lo que sucede frente a ellos, sin saber qué es lo que sucede. Y no siempre porque sea un espejo lo que miran sino porque el hábito les ha ensortijado de tal manera que no saben salir del laberinto, ése del que habla el sabio cuando le dice al humano que nada es sencillo sino que siempre todo se debe hacer con sencillez, como el amor, que no precisa grandes escenarios, solo uno, el que el amadoamante ha escogido en el momento oportuno, el lugar oportuno, la edad oportuna, apurando el sentido oportuno.

sábado, 19 de diciembre de 2015

REDUCCIÓN NECESARIA ANTE UN CRUCE DE MIRADAS


Cuenta ARS (en Nueve veces el asombro. Alfaguara.2005) que en Mogador hay un reloj muy respetado. Es el mar. Conmueve la insistencia de sus olas que vienen y van, que van y vienen sobre las murallas sembrando en la ciudad una terca sensación rítmica que invade a toda la población. Añade que la humedad de la piel, de la ropa, de los libros, del aire, es una clara medida del tiempo. Posiblemente por ello dicen que en Mogador el tiempo es líquido. Afirman que calma la sed y ayuda a los amantes. "Al amor dale tiempo" es algo que allí se oye con frecuencia. Saben, imagino, que la humedad hará el resto.
Los amadosamantes saben cuándo han nacido para ser ellos. Desprecian ese desaprendizaje al que algunos se obstinan en alejar. Ignoran que , como los espejos son expertos en apariciones, también los ojos de los humanos descubren cuándo la mirada se hace una. Y es que hay miradas que no pueden ser eludidas. Parecen circunstanciales y en realidad están hablando: "Ven, te estoy esperando... reesperando...", dicen. Se entrecruzan por una avenida y por más que se esté rodeado de gentío, se atiende esa perorata que impide no volver a cruzar ese misterioso vacío que han provocado el STOP de los viandantes, que se han convertido en virtuales, transparentes a dos miradas que nunca más serán las mismas.
Lo dicho me recuerda que nunca lo planeado sale como se ha imaginado. Es como al día, al que hay que cogerle desprevenido, como por sorpresa,  levantándose dormido. Por ello, lo espontáneo, siempre, es lo más desinteresado, pundonoroso, honesto, sincero.

Los que han estado en Mogador saben de la magia que envuelve esa brisa atlántica de la que nunca nadie se desprende del todo, de la que siempre se nota en la epidermis de la cara recordando esa finitud vital a la que nunca se hace mención y a la que puede engañarse tan solo con el mundo de los sentidos.

martes, 15 de diciembre de 2015

DE LO QUE LLAMAN SOLEDAD


Yo creo que si la soledad manchara, no habría suficiente agua en el mundo para hacer desaparecer dicha mancha. La soledad, no obstante, es maravillosa, es creativa, consciente, rebelde, improbable... y también todo lo contrario. De lo que sí estoy seguro es que al igual que las palabras pueden ser pares o impares, la soledad también puede serlo...impar...o par. Y esta última es la que mayor dolor puede producir si no se metaboliza adecuadamente, si no se sabe interpretar aquellos versos de Baudelaire: "Solo es digno de su libertad quien sabe conquistarla".
La soledad forma parte, inevitablemente, de la vida. Se nace solo y se muere solo, por muchos que estén a nuestro lado. Fuimos, somos y seremos producto de ese retiro voluntario, o no, al que nos abocamos por el simple hecho de ser nacidos.
La vida es como un zarandeo entre el recuerdo y la esperanza, pero cuando los recuerdos ya no son compartidos, ya no son una pértiga desde la que saltar a la esperanza, son un lastre que empujan al fondo de la marisma. Posiblemente porque el humano se autoexige compartir recuerdos y no vivir entre ellos, sin más, formar parte de lo que uno mismo eligió: ser, un Robinson Crusoe.

lunes, 7 de diciembre de 2015

LLEGAR A COMPRENDER


Dijo Confucio que el saber no es tan bueno como amarlo; amarlo no es tan bueno como deleitarse en ello. 

Y en ello reside todo, en comprender la esencia de las palabras que forman frases, y frases que trasmiten pensamientos. Por mucho que el humano lo intente, no hay modo de ocultar lo que no es visible, lo que trasciende con nuestros movimientos, verbales o no verbales, siempre visuales, latientes como lo es el corazón de quien dice sin decir. Sucede lo mismo cuando se oye a alguien y se escucha lo que aún calla, lo que sólo él/ella dice sin decir.
Somos, lo admitamos o no, posibles lectores de lo liso y lo arrugado, como bien dice ARS en uno de sus libros (Nueve veces el asombro). Que lleguemos a serlo solo depende de nosotros, de vivir lo que hemos aceptado comprender a discernir. En ocasiones lleva toda una vida...

viernes, 27 de noviembre de 2015

DESEO SERENO NUNCA EN VENTA


Cada vez deberían importarnos más menos cosas y no hacer oídos sordos a las palabras de aquel Ángel González que un día escribió: 

Yo sé que existo
porque  tú me imaginas.
Soy alto porque tú me crees
alto , y limpio porque tú me miras 
con buenos ojos,
con mirada limpia.


Pero no hay manera... esta sociedad que nos  idiotiza con los black friday como si fuera lo más de lo más sin apercibirse que lo que se necesita siempre es lo que nunca se vende, lo que no tiene precio ni se rebaja... tan solo se puede malcomprar por un tiempo extremadamente restringido limitándose a interpretar lágrimas nunca bien conjugadas con el verbo sentir. 

El/la amanteamado/a sabe ciertamente que sin imaginación no hay amor en que pensar, ni intensidad para descifrar el morse de un corazón deseoso de comunicarse, y que hay días que amanecen cuando anochece, porque la noche tiene ese lenguaje de sombras y silencios que se conjugan a la perfección entre el alba y los que exprimen los instantes para que sean imperecederos... posiblemente porque alguien les haya dicho que el deseo siempre es instantáneo y coge al corazón desprevenido, inesperando la felicidad, aspirando tan solo a la serenidad.

jueves, 26 de noviembre de 2015

ESA MALDITA MANÍA DE REFLEXIONAR...


Lo más inteligente que se puede hacer en esta vida es apartarse de este especie de laberinto en el que nos han metido, salir de una vida que no es la nuestra y que no es la ideada; una vida que precisa esclavos para seguir manteniendo la pura organización que necesita esclavos, y así hasta el final. Salirse de una cadena de transmisión perfectamente trazada en la que el individuo como tal es lo menos importante, es un número útil para contribuir a su propia autodestrucción por un lado y a la eterna edificación por otro, de ellos mismos, de quienes poseen la hoja de ruta. Big Data, redes de descomunicación social, coches sin conductor, inestabilidades políticas y financieras... y sobre todo, por encima de todo, vidas limitadas a no más de un centenar de años en el mejor de los casos.
Es duro dejar de creer en el humano porque no es lógico que todos sean/seamos así. Cada uno debe posibilitarse su propio día con afán, con sus momentos plácidos, serenos, sonrientes. Eso es lo inteligente. Y por ello debemos reivindicarlo. Sin algaradas ni altisonantes voces. Con el ejemplo, con esa mirada que se cruza con el otro/la otra y es un momento mágico, estáticamente eterno que moviliza todas las hormonas existentes en un cuerpo que se nos ha dado sin pedirnos permiso para ser recibido. Es una oportunidad para cambiar lo que no nos agrada. Y debemos comenzar con nosotros mismos y con el que tenemos al lado, con quien nos pregunta cómo ha de conseguir momentos de felicidad. El Sonámbulo recomienda que todo lo que no es antivida es buen maestro para vivir.
Recuerdo una frase que leí de Luis Rosales, el poeta: "Hay personas que se definen por lo que tienen, y hay otras que lo hacen por lo que les falta...".
En el fondo, la realidad la teñimos nosotros mismos, no nos engañemos. Es como la atracción humana, a la que hay que dejar ejercer sin asesores ni partidarios, tan solo con los sentidos...hasta el umami.

sábado, 14 de noviembre de 2015

LECTURA DESEANTE



Releer libros que nos han hecho gozar es parte de ese hedonismo al que nunca se debiera renunciar. Hoy, que París se tiñe de rojo por la sinrazón de quienes nunca sabrán qué es el amor, qué la serenidad, qué el alma sosegada, recuerdo de nuevo a Cristina Peri Rossi en su magnífico poemario Estrategias del deseo (Lumen.2004). El final lo dedica a dos poemas complicados, y digo complicados, porque es difícil mezclar el atentado  del 11-S en Nueva York y el dedicado al 11 de marzo en Madrid con un ideario de lirismo amoroso y sexuado. Y lo consigue. No crujen sus palabras, no dañan al cerebro y sí se siente más cercano ese deseo al que le dedica noventa y seis páginas.  Este año Peri Rossi publica La noche y su artificio (Cálamo. Poesía. 2015), otra aproximación a esa escritura erótica a la que tantos espontáneos juntaletras con escasez de sustancia gris han querido explotar para enriquecerse y empobrecer la imaginación (o no) humana. Habla del amor romántico, de la noche urbana, de la soledad,  del sentido homenaje a las partes corporales que tanto placer nos producen al humano, de la separación dolorosa, de la atracción, etc.

Qué poco se habla, hablamos, de deseo amoroso, erótico, ... pensaba hoy mientras la trompeta de Chet Baker sonaba de fondo, bajita, como para sentirla con mayor profundidad, como susurrando ese silencio en donde descansan todas las palabras, todos los recuerdos. Parece que se recela sentir esa mirada de asombro que aparece cuando una idea novedosa sale de labios ajenos. La sencillez del deseo es un valor en todo caso, sin excepciones, sin menudencias.  Desear estimula al crecimiento porque enseña a esperar, a olvidar ruidos que en su día fueron música, a ignorar nubes que el deseante ve en forma de exultantes soles. 






domingo, 8 de noviembre de 2015

PALABRAS


Es curioso lo que aquella torre de Babel nos trajo... Por ejemplo, en español la palabra ilusión sugiere ensueño y esperanza, en inglés, puro engaño, espejismo. 
En ocasiones, he de admitir que en este caso concreto, algo hay de cada uno. O será, tal vez, por el carácter y enseñanzas de nuestros casi vecinos en la Unión Europea (que para lo que les interesa lo son y para lo que les merma en cualquier aspecto miran para otro lado)... 
No obstante, sí que es bastante frecuente entender de distinta manera palabras que usamos a diario, que definen y nos definen... De alguna forma es como que puede ser comprensible que en la calle no nos saludemos todos; pero se me haga extraño este permanentemente pasar de largo, esa amnesia hacia advertidas asignaturas que hay que aprobar sí o sí. No me acostumbro a admitir que en las almohadas reposen todo tipo de silencios. 
El humano está diseñado para que la palabra lejos no sea una distancia confusa sino un vocablo ajustado a un deseo, al igual que cerca expresa lo que quiere decir, e incrementar su contenido es en el mejor de los casos contraproducente. Aunque, la verdad es que tampoco ésta es una asignatura aprobada por todos... 
Y, probablemente, haya una palabra que sin ella los Sonámbulos no llegaríamos a existir, una palabra que los que no son como nosotros, exhiben silenciosamente, midiendo su contenido, poniéndole el traje de los domingos y quitándoselo antes de la comida. Nosotros, sin ella, no tendríamos equilibrio. Su nombre: pasión.

domingo, 1 de noviembre de 2015

A VECES PIENSO...


La memoria se organiza por emociones, de tal forma que cuando nos sentimos dichosos acuden todas esas escenas que anteriormente catalogamos como felices; y a la inversa, cuando nos usurpa el sufrimiento, nuestra vida semeja un vía crucis. Puede parecer diabólico pero este rosario de recuerdos suele ayudarnos a ganar cierta perspectiva, y ganando perspectiva, a veces, maduramos como personas. Pocas veces ocurre con la perplejidad, porque en cada ocasión nos parece estar estar perplejos por primera vez. 
La perplejidad viene a ser un escotoma, un agujero negro al que nos sumimos de vez en cuando más por fatalidad que por deleite, y que no recordamos porque básicamente creemos que se trata de un instante carente de significado. En cierta forma podría catalogarse como un cierto colapso de la vida intencional, un momento en el que la voluntad se muestra vacía y el mundo confuso. Algo así podría considerarse con el titubeo. Sin embargo existe una gran diferencia entre ellos. En el titubeo se duda en la elección ante dos posibilidades. En la perplejidad, no. Simplemente no existen. La RAE lo define como "irresolución, confusión, duda de lo que se debe hacer en algo".
El continuo devenir vital nos empuja a situaciones en las que las decisiones no son del todo claras. Posiblemente en parte de deba a que la posesión es fruto de la ausencia del deseo, y eso espolea hacia la perplejidad, y a la vez a la aparición del escepticismo, una enfermedad por la que se acaba dudando de las verdades al uso, muy sano cuando se usa la reflexión, y poco recomendable cuando es la perfecta excusa para la pereza o el pesimismo. 
En estos días en los que estoy releyendo Ítaca del gran Cavafis, siento más que nunca lo expresado por aquel poeta griego del pasado siglo, que publicó poco pero que se obsesionó en trasladar la claridad en sus observaciones, las que fueran, solamente para aquéllos a los que creía las entenderían. Sin solemnidades dejó escrito este aleccionador poema, eterno ya:


Cuando la travesía emprendas hacia Ítaca,
pide que sea largo el camino,
lleno de aventuras, pleno de saberes.
...

Pide que sea largo tu camino,
y muchas las mañanas de verano
en que-con qué placer, con qué alegría-
entres en puertos nunca vistos.
...


Ten siempre a Ítaca en tu mente.
Llegar allí es tu destino,
pero sin prisa alguno en tu viaje.
...


Más vale que se alargue muchos años;
y ya en la vejez recales en la isla,
...

Con la sabiduría que has alcanzado, con tu experiencia,
ya habrás comprendido qué significan las Ítacas.

Texto: Ítaca. C.P. Cavafis. Nordicalibros.

.
...



sábado, 31 de octubre de 2015

SENTIR PASIÓN



Leo que el duque de She preguntó a Zi Lu sobre lo que había dicho Confucio acerca de que el apasionamiento confunde hasta olvidarse de comer, relegar sus preocupaciones y no apercibirse de que la vejez está pronta a alcanzarle... Pienso y, obviamente, estoy de acuerdo en tales afirmaciones. 
Sea cual sea el entusiasmo al que nos dediquemos, interfiere tanto en la "normalidad" del día a día que trivializa cualquier otra ocupación o tarea. Y es que, cuando la pasión se hace presente, sobre todo la que acompaña al interior humano, a su espíritu más profundo, a lo que más importa, lo demás es superfluo... Y aún más, me sugiere pensar que en la mayoría de los casos, no ocurre lo más probable. Y el humano lo sabe. Y aún así... se apasiona. Posiblemente porque lo intuye pasajero, aunque no llegue a intimarlo con sus neuronas, pero siente ese umami pasajero que le proporciona el sabor de la existencia, si bien sea momentáneo. 
En general, nunca es para tanto, lo que sea, pero singularmente puede serlo.
Alguien me dijo en una ocasión que aparentar no es solo un modo de parecer, es también un modo de aparecer... como la pasión.

domingo, 18 de octubre de 2015

INSTANTES IMPRESOS


No hay nada que supere a este instante que estamos, ahora, viviendo, tú que me estás leyendo y yo que estoy escribiendo ¿...para qué, para quién?, que el tiempo que ya se ha vivido. Extender la vida requiere intensidad, y sobre todo, por encima de todo, experiencias. 
Dice un sabio que fue y sigue siendo que cuando comprendes, la realidad depende de tí. Cuando no comprendes, eres tú quien depende de la realidad. Cuando la realidad depende de tí, lo que no es real se convierte en real. Cuando eres tú quien depende de la realidad, lo que es real se convierte en falso. Cuando dependes de la realidad, todo es falso. 
Realidad y falso precisa una ráfaga de viento para entronizarla en nuestra propia edad de oro, ésa que unos y otros siempre han precisado para sentirse partícipes del momento, orgullosos de vivir. En España fue en el siglo XV, y para Palomo Chamorro lo fue en la década de los 80. ¿Cuál es nuestra edad de oro?, ¿la existimos o es ella quien nos existe para que sepamos inconscientemente de ella...? . 
Nuestra realidad, la que sentimos proviene de lo que nuestra retina ha asimilado y luego enraizado en las neuronas que forjan ideas y sentimientos en cada uno, haciéndolo en silencio, reposando lo emotivo. Cuando veo a alguien en silencio, tiendo a imaginar que está usando la inteligencia. En cuanto habla, mis dudas desaparecen.

domingo, 6 de septiembre de 2015

NOSTALGIA vs MELANCOLÍA


Nunca debiera confundirse melancolía con nostalgia. Son antagónicamente perfectos, Descubren tales palabras ese lado oscuro de voces que resuenan como si camináramos por calles vacías de una ciudad vacía, de un país vacío. En cierta forma se asume esta circunstancia al comienzo de un largo viaje, ése que provoca sensaciones deseadamente inventadas, cercanas a lo que nunca debiera acontecer y siempre se acaba ansiando. Buscamos ese jardín de lo invisible del que habla ARS, que está en todas partes y del que únicamente vemos su punta. Nadie lo ha visto pero se siente. Lo único que hay que obligarse es a no adentrarse en él con una curiosidad afiebrada, ésa que provoca desconcentración. Son pequeños matices que alimentan una vida. De igual forma que no es igual estar enfermo que ser un enfermo. 
Cambiar de entorno alimenta el alma, despeja los sentimientos y agranda las esperanzas. Siempre ha sido así y siempre será así. El qué es determinante si coexiste con el cómo. De allí tan solo queda encontrar el quién. Y es que los viajes, los tránsitos son así... un inesperado invitado con una ruta diseñada a la perfección a la que siempre hay que aguardar no se separe mucho del destino, cumpla el horario y sean escasos los sobresaltos.
Lo dicho, nostalgia y melancolía son incompatibles. Aunque ambos se encuentren en el camino.

miércoles, 26 de agosto de 2015

EMOCIONALMENTE



Realmente, ninguna persona siente estrictamente lo mismo que otra. Nunca. Ni lo expresa de la misma forma, ni en los mismos contextos. Aunque en el fondo sea lo mismo...  o tal vez no... Distinguimos entonces entre la emoción sentida y la emoción expresada. Algunos humanos expresan más de lo que en realidad sienten, mientras que otros sienten más de lo que expresan. Hay variación. Sin embargo, de lo que no existe cambio alguno es que destacan siempre aquellos que todo lo sienten de una forma hiperbólica, sin medida. Son verdaderos tsunamis emocionales. 
Las respuestas emocionales están regidas por nuestro cerebro más primitivo, amo y señor del llamado sistema nervioso autónomo, al que no podemos controlar a voluntad. Si bien es cierto que las personas muy cerebrales llegan a cansar, las muy emocionales desgastan cualquier tipo de relación en donde siempre el equilibrio debe primar. Decía Benedetti que "De vez en cuando es bueno ser consciente de que hoy, ahora, estamos fabricando las nostalgias que descongelarán algún futuro".

Es bueno ayudarse a aprender a sentir, a regular lo que pasa en el interior de cada uno, de saberse alumno y maestro a la vez, independientemente de donde vivamos y cómo lo hagamos. Cada vez que se vive una experiencia surgen tres fenómenos: la emoción, el aprendizaje, y el almacenamiento de cómo se vivió tal emoción. Éso es lo que se llama memoria emocional. Por ejemplo, los viajes están siempre cargados de memoria emocional, de vivencias propias, que no ajenas.
El humano bien desarrollado mentalmente vive con y de su memoria emocional. Sabe cómo reaccionar ante esos constantes disturbios que acompañan al día a día, a las dudas, a los deseos conscientes e inconscientes, al desvarío de los sentidos... El estilo a la hora de sentir acaba coloreando nuestro carácter.
Einstein, quien además de ser un científico notable fue también un gran pensador, dijo una vez: "Ningún problema puede ser resuelto desde el mismo nivel de consciencia que lo creó". Totalmente cierto, Don Alberto.  Las cascadas de pasiones impiden ver el bosque de nuestros verdaderos sentimientos, paralizan que podamos desarrollar otras facultades: la intuición, el razonamiento, la sensación...
Hay que volver a la calma...siempre. Se ve mejor, se siente...mejor.

martes, 18 de agosto de 2015

LA CONCIENCIA


Un proverbio budista dice: "Un maestro te abre la puerta pero tú has de ser quien la atraviese".

Habitaba en un tipo de vivienda con demasiadas ventanas abiertas, pero realmente desconocía que la mayoría, las que de verdad dejaban entrar y salir la luz estaban cerradas. Tenía la presunción de estar haciendo lo que siempre había deseado sin percibir que lo que más valor tenía, aquello por lo que otros se amaron, lo estaba dejando ir como el agua se va entre nuestras manos cuando intentamos retenerla. Nadie le subrayaba la ausencia de aquella palabra: vida. Mantenía un tipo de alegría muy sutil, extremadamente quebradiza. Sí sentía que los sobresaltos eran cada vez menos ambiguos, los asombros con más interrogantes, que a la armonía le notaba más defectos continuados y que ciertos sonidos sonaban a vestigios de palabras heridas.
Es cierto que cuando hablamos de la gente tendemos a no incluirnos, de igual manera que hay palabras que no solo habitan en la lengua, que también lo hacen en el paladar, saboreándolas o temiendo ese amargor de desear que algo ocurra sin significar que no temamos que suceda. 
El humano no debiera, no debe, existir para dañar. Posiblemente por ello la ventaja que tenemos de usar el pensamiento para percatarse de algo tan sencillo, de lograr esa conciencia que le leía hoy a Oliver Sacks que le contaba su amigo, el científico Francis Crick, quien le decía estar convencido de que entender cómo el cerebro produce la conciencia estará resuelto en el 2030... Lástima, seré ya tan mayor para disfrutarlo... Mientras tanto seguiré observando y asombrándome de cómo pensamos y por qué lo hacemos, o de la influencia que un viaje puede tener en la vida de una persona para conocerse, como Mogador lo ha sido ya para tantas...

sábado, 15 de agosto de 2015

CONFUSIONES Y AIRE



Templo nepalí del que disfruté en su momento y cuya existencia ya es historia.


Hay humanos cuya historia está constituida por sus repetidas ausencias, como esos días que tras haber pasado no se recuerdan haber existido. Y no son solamente inexistencias físicas sino, de las peores, de las vivenciales, de esas que emanan desde lo más profundo del humano, del alma.   ARS habla en cierto modo de ello en Los nombres del aire (Alfaguara 2004) al citar a Kadiya "... De Kadiya se sabe lo que han podido repetir quienes algunas veces la han tenido cerca pero tan cerca que son los más alejados de ella..."..
Hay sonrisas, sí, que son muy tristes y que en el silencio de la noche, cuando el mutismo paraliza el tiempo y diluye la espesura del día ya pasado y la brillante luz de la luna tiñe la única verdad que acompaña al viviente, se entienden, devuelven a la memoria esos rasgos penúricos que demuestran que lo afectivo siempre es lo efectivo. La hipnosis autónoma del suspirante le devuelve esa verdad que nunca debiera abandonarle, impidiendo borrar el presente por un mísero pasado de una actualidad siempre inoportuna. Es ese hedonismo falseante por su incomprensible traducción enseñado en las aulas de una vida mal entendida. Y es que la sencillez, siempre, debe ser analizada como un valor, nunca como un desprecio, de la misma forma que ser creído es la forma más cierta de ser creyente. 
Ser uno mismo no es cosa solamente de uno mismo sino de sus actos, de sus movimientos, de una mezcla de confusiones agradables, de ignorancias que algunos/algunas nunca comprenderán y donde otros/otras conocen a donde llevan esas corrientes del viento y otros/otras apenas comienzan a darse cuenta que su cuerpo se mueve en el aire.

sábado, 8 de agosto de 2015

DE PRESENCIAS Y AUSENCIAS



Existen personas de las que nunca se percibe su presencia hasta que un día se van.
Y al humano le desconcierta porque, aunque posiblemente nunca estuvieron como él hubiera esperado al pensar en ello, sin embargo, acaban por dejar de estar de cualquiera de las maneras, de su múltiples formas, de esos estilos a los que nadie acaba de acostumbrarse totalmente. Se extraña, se echa en falta. Difícil confluencia de neuronas que elaboran un pensamiento, una explicación razonablemente sensata. Me recuerda entonces una canción de Amy Winehouse: Help yourself. Siempre uno mismo es su mejor aliado.
La posibilidad es algo que jamás se sostiene, que nunca se valora con su justa medida. En cierta forma es como que hay que procurar que coincida la muerte con el fallecimiento. Nunca al contrario. Aunque sostener algo cuando ya no hay fuerza merece que el otro sea el que tome el relevo... en el caso de que tenga fuerza...claro.
La vida siempre enseña, cada día. Cada minuto de ella da oportunidades para universalizarla. La lástima es que una mayoría y excesiva cantidad de humanos  ignore que ésto es así, que un deseo es más que una pieza decorativa o que un desalojo visual, olfativo, auditivo, táctil...Es  más que una hoja de calendario o un objeto. Mucho más. Los huecos deliberativos como algunos refieren son caprichosos para el espíritu del humano. Son inesperados, imprevistos, fortuitos.

Me contó un amigo un día por la mañana mientras tomábamos un té, que no había dormido bien, que ni siquiera había soñado... Y es que soñar es muy importante... Casi tanto como saber envejecer, que como nacer conlleva también toda una vida...
Reconozco que apostar por el humano tiene sus riesgos. El mayor de ellos es que ser seleccionado no implica ser selecto. Aún así, el riesgo siempre es vital. Todo es riesgo. Y con riesgo se crece, se dan años a huecos de pobreza disfrazado de riquezas que no lo son...realmente. La riqueza siempre es la interior, la que cuesta enseñar y disfrutar tan solo con el amadoamante, aquella que un día deja de insinuarse para que sus duales ojos nunca más la olviden, sepan de sus oquedades y de sus relieves, de sus palabras incompletas, de sus mudantes frases. 
Nunca nadie dijo que la vida fuera sencilla sino que podía hacerse sencilla. 



Desnudo  vine al mundo
y regreso a la nada
cargado de disfraces.


 (Poemas africanos. Javier Reverte)

viernes, 24 de julio de 2015

DESAZÓN, TURBACIÓN, ANSIEDAD, ZOZOBRA...IMPACIENCIA


La impaciencia es una respuesta a la sensación de miedo que produce pensar en no llegar a conseguir lo que se desea, a no ver, tocar, saborear u oir aquello que tanto tiempo se ha estado esperando obtener... Podría denominarse también fragilidad, conducto a la ilusión de controlar no sólo el resultado, sino cómo ese resultado se ha de lograr. Es un guión perfecto dentro de la imperfección que es la propia vida... El impaciente sufre mucho, silenciosamente, porque sueña con su realidad en un presente que todavía está por llegar. Hace años leí a un gran pensador, que la autopsia es más incómoda cuando por impaciencia se practica antes de que algo o alguien esté finiquitado. Y es que la vida serena prolonga la duración de cada instante.

Dice un proverbio zen: Si comprendes, las cosas son así. Si no comprendes, las cosas son así. 
Allí está la respuesta para el impaciente, en su propio interior, en conocerse y saber cómo vencer su defecto, aquel que le hiere sin cesar, porque las heridas que no sangran traen sus propias gangrenas, las más peligrosas, las que destruyen sin capacidad de respuesta. 
Entender que cada situación lleva su propio timing es producto de la sabiduría que nos caracteriza a los humanos, como saber que la verdadera cercanía entre las personas siempre se mide con palabras, por ello posiblemente hay tanta cantidad  extranjera en el mundo de las pasiones que ni siquiera son de otro lugar. 
También puede ser que ese cuerpo del humano haya sido teñido de excesivo número de ausencias y por ello todo se cogiera con miedo a perderlas, con fuerza, y al mismo tiempo con suavidad, como si se temiera también romperlas.

Fue Kant quien dijo  que la paciencia es la fortaleza del débil, y la impaciencia, la debilidad del fuerte. Puede ser. Lo que calla el filósofo es que el impaciente pierde fortaleza por el camino, confunde inconscientemente, hasta que no hay ya forma de subsanarlo, deseo con apetito, y hace de la inquietud, de la impaciencia, la insatisfacción permanente. Y ahí, solo hay dolor, y siempresiempresiempresiempre para el mismo...

domingo, 19 de julio de 2015

DICHO QUEDA



La vida está plagada de intervalos. Es Interlude, como en la película de Sirk, que leí no sé donde le entusiasmaba a Fassbinder, o tan turbadores como una Greta Garbo en la involuntariamente onírica adaptación de Pirandello As you desire me. Los intervalos desasisten la vida tal y como la entendemos. 
Hay días que los intervalos son más frecuentes, como cuando leo aquel capítulo: Los nueve bonsáis, de ARS, en donde la lírica del deseo ennoblece cualquier disparatada acción que los sonámbulos piensen pueda recrearse: "Soy ese agua terca que busca noche y día todas tus raíces" o "En tu sol negro con ansia me devoras grito encendido".

La existencia no se entiende, no puede entenderse, sin un fin, exigente o circunstancial, pero siempre con una orilla a donde pensar llegar. Aunque para algunos sea quimérica, fantástica, artificial, irreal, imaginaria, para el existente sí es posible. Y ésto, aunque parezca no tener relación... me lleva a un verso del último librito de Cristina Peri Rossi: "Hacerte el amor es una manera -torpe- de decirte que te quiero".

sábado, 11 de julio de 2015

LA ESPIRAL DE SUEÑOS NOS CALIFICA


Debió aceptar que los sueños siempre nos acompañan. Aunque no se admitiera la existencia del subconsciente, aunque la soberbia anidara en su mente de esa manera sufriente que tanto caligrafía a los humanos... Tendría que haber consentido que los sueños forman parte de los Sonámbulos, figuran en su ADN, por mucho que se intente anular tal sentencia. Ellos no son una secta sino una casta, esa palabra denostada por el mal uso que se ha hecho de ella, de la palabra, pobrecita... no tiene ninguna culpa de existir en nuestro vocabulario...Y es tan bonita... Y tampoco es una sociedad secreta, sino una naturaleza y un destino.  Los sueños, en los Sonámbulos, modelan una espiral que une sensaciones, continentes, posibilidades, y siempresiempresiempresiempre... voluntades.
Debió aceptarlo...
Hay cuerpos que parecen almas. Lo sabemos. Y como de igual forma que hay jardines que detienen el tiempo y lo borran (Los jardines secretos de Mogador. Alberto Ruiz Sánchez), hay interiores que borran cualquier atisbo de realidad externa, la metaforizan, la evitan para seguir teniendo momentos felices.
Debió aceptarlo...

domingo, 28 de junio de 2015

DISCULPADME QUE INSISTA


Los documentales del National Geographic son excelentes. No descubro nada con esta afirmación. Hoy he visto cómo un colibrí se nutría imperiosamente de una flor, cómo libaba su néctar... Y me recuerda cómo los sonámbulos lo hacen del deseo, siempre en forma útil, nunca infructuosamente como algunos se obstinan en querer hacer creer cuando la frustración se ceba en ellos.. Decía Lao Tse que todo lo difícil ha de intentarse mientras es fácil. ¡Y qué más sencillo que acariciar un futuro o incluso un pasado...!. El pasado siempre dice más que lo que puede llegar a ser un futuro medianamente apetecible. Aún cuando las miradas no coinciden en el horizonte, aún cuando las risas no coinciden en el espacio... aún entonces sí  han de idearse otros deseos...irreconocibles como tatoos de hace veinte años. 
Desear no desear es el principio de la huída hacia lo insoportable. Es mejor entonces tomarse un respiro en esos agobiantes  tópicos que musitan silencios benzodiacepínicos.

sábado, 20 de junio de 2015

UMAMIS QUE NUNCA SE PIERDEN


Revivir momentos silenciados por el tiempo es revisar antiguas fotografías que por inertes sobre el todavía papel satinado remueven todo tipo de experiencias que el Sonámbulo creía ya haber enviado al cajón de los olvidos... y no.  
Remite a placeres reservados, como no lo son los que hoy se vomitan en esta plaza pública de pensamientos y reflexiones en voz alta, tan alta que llegan a todo el planeta. Es curioso que la privacidad de las imágenes de hace años ante la no existencia todavía de la posibilidad de ser descargadas en el ordenador o la tablet las hacen únicas, valorativamente íntimas, exclusivas. Quedan ya tan pocas cosas únicas, intransferibles... que poseer unas simples fotografías en papel son como el abrazo que provocan algunas palabras. Nos regodeamos mirándolas...y pensamos que decimos que pasa el tiempo como si a nosotros no nos pasara nada, sin apercibirnos que nosotros somos tiempo que se va, experiencias que dejan de existir, realidades que serán pasado si no se alimentan, porque casi todo no es para siempre si se le alimenta adecuadamente. Me pregunto si seríamos distintos en caso de conocer lo que sabemos al cabo de unos años... Se enterraron sensaciones táctiles, visuales, aromáticas... pero hay umamis que jamás se pierden por más que pasen las décadas. ¿Por qué será que hay días en que nuestro cerebro parece tener que ver con los que fuimos... ?

domingo, 14 de junio de 2015

CARTOGRAFÍA SENTIMENTAL


Por más que se intente graduar el humano en cartografía sentimental, el resultado le llevará a la pura distracción, a recordar la imagen de la página 132 que lo dice sin decir, como ya lo pintara Courbet. Se confunde el hedonismo con la indeleble realidad de quien se debe permitir desvivir la vida, apreciar los aromas a los que puede accederse, oler ese tilo perfumado de armonía silvestre, o el lujuriante jazmín que envuelve o confunde voluntades.
Es realmente estremecedor pensar que se olvidan deleites que provienen de extensos pasados, de atronadoras luces devoradoras que nunca más serán habitadas.
Me pregunto cuánto tendrá que ver la metereopatía en la confección emotiva del amado-amada-amante, de si será cierto lo que desde años defiendo que, por ejemplo, el viento influye en el carácter apasionado o dominante, pasivo o desdibujante, o como acompasa y desbarata los perfiles que despeinan el físico total en Mogador y que hipnotiza al visitante del cuerpo que intuyó y al que se permite de pronto acoger como propio descubriendo despeinamientos o sombras...

domingo, 7 de junio de 2015

OBSOLESCENCIA MÍNIMAMENTE PROGRAMADA.


Le aconsejé que era más productivo aprender a vivir con algunos recuerdos imborrables que tratar de olvidarlos. Producía más dolor engañarse que destilarlo hasta que todo él hubiera salido... Dice un proverbio oriental que si te subes a un tigre no bajarás cuando tú quieras, sino cuando quiera el tigre...
Amar, sí, está muy desprestigiado. Casi tanto como creer a quienes dicen que vienen a salvarnos. Sin embargo, yo creo aún en los primeros, en los que cuentan con el recurso de caminar solos, de vaciar su alma de desesperanza y llenarla de ternura y con-venir. No me gusta la palabra porvenir, prefiero que el venir sea con, que no por. Me da más seguridad.

De vez en cuando es bueno pararse y mirar hacia atrás, sentir lo que se abandonó por lo que se espera conseguir. Los platillos de la balanza siempre están dispuestos a sentir el equilibrio inestable del humano que se desplaza por las elásticas calles en continua búsqueda de él mismo... Es terapéutico frenar entonces la arritmia de nuestro interesado movimiento y digitalizarlo para concebirlo nuevamente absorto.
Dice un maestro de zen llamado Ho-Shan, que lo verdaderamente auténtico solamente se consigue al desprenderse de lo falso. Lo genuino, lo puro, tiende a no ser excesivamente publicitado, se esconde de  la imitación, proviene de una producción esencialmente controlada que no permite su desolado abandono.  ¿Dónde se encontró?, ¿fue en el obligado retiro de otra, obsoleta ya, masa corpórea forme que le dio un cobijo accidental, fue en una escombrera sentimental, en un afterhours o escondido por quien sí mismo fuera su dueño accidental de todo lo aparente, ficticio o adulterado...?, ¿fue rescatado de su eliminación obsolescentemente programada por una sociedad que se autoconsume...?. Puede ser.

domingo, 17 de mayo de 2015

LONELINESS vs SOLITUDE


Existen amores polarizados que confunden más que animan a convertirse en eternos, que no duermen, se fosilizan. Son fáciles de intuir mirándoles sus ojos y sus comisuras labiales, las marcas que rompen los silencios y alegran ambientes censurados. En cierta forma son mensajeros de noticias aún no publicadas, presagios de cielos galvanizados por tedios y lluvias de lágrimas en forma de bucles. 
La desesperanza es llevadera a condición de vacunarla contra los brotes de nostalgia que son callados secretos de ausencias injustificadas, propias y ajenas. Y es que el humano siempre se demora en llegar. Le cuesta despertar de aquel sueño de la razón de la que hablaba mi paisano Goya, y crea monstruos cuando rechazaba tan solo la posibilidad de su existencia. Posiblemente por ello, como dice ARS, muchos se protegen en Mogador, la ciudad de voces que resuenan, y sus murallas son como labios que amplifican y modulan su canto.

sábado, 16 de mayo de 2015

MIRADAS HABLANTES


En ocasiones, las más, se piensa, se escribe sobre Sonámbulos distantes, con una enorme curiosidad por su búsqueda, por ese remanente que siempre queda en la microatmósfera rodeante de uno mismo, de esa memoria imperceptible a la que somos agnósticos. Los humanos sufrimos la desgracia de rememorar, de que un sonido, un olor, una forma nos descubra lo que nunca olvidamos, como a esa mujer todo agua, que lo es, con la obligación de hacer que se aprenda a respirar dentro del líquido informe, insípido y nunca totalmente transparente.
El Sonámbulo ha comentado en alguna ocasión la mirada hablantina y deseante de las mujeres con sangre mediterránea, con un lenguaje cada vez más expresivo cuanto más prohibido fuera cualquier otro contacto. ¿Y ese idioma donde se enseña?, ¿en qué universidad  se aprende?, ¿alguien ha llegado a preguntárselo?. Algunos, muchos, demasiados que sean más de uno lo interpretan como el pudoricidio impropio de una mujer... No entienden qué significa tan solo pudor... y si alguna vez existió de veras. Alguna vez pude pensar que se trata más bien del subrayado de una ausencia, sensaciones que se entrelazan en el interior como hebras de hilos conformando la espesura de una tela destinada a evitar enfriarse.
El pudor siempre habla, sutilmente, hasta hacerse peligrosamente quebradizo, como ese semisueño leve de la noche, que habla de cómo se sueña en su sueño hasta que deje de incluirse en él.

domingo, 10 de mayo de 2015

WHAT WILL BE ?


Mensaje para un amigo:

El peso corporal no siempre se mide con las unidades convencionales a las que estamos acostumbrados. Las más de las veces se relativizan, se cotejan con aquello que verdaderamente importa, por lo que se llegaría a detener el mundo si se pudiera hacer. Su desplazamiento junto a quien interesa es el verdadero signo de valor suficiente y esencial para quien el peso molecular es solamente el recuerdo de un libro de física de la adolescencia. La cóncava ausencia real o imaginada induce siempre a la reflexión acerca del preceptivo motivo, causa, razón, origen... ¿Y por qué...?, ¿por qué debe existir siempre un motivo, causa, razón, origen...?. 
Decía Sartre que el humano es libre pero no disfruta de la libertad para  renunciar a la libertad. Algo de eso debe haber en el mundo de las relaciones humanas, en donde la pasión nunca se lleva bien con la razón y al contrario. Aún así, la fogosidad, el arrebato irracional seguirá existiendo limitando la intimidad a lo que nunca migra de igual forma, que siempre es distinto, porque los días lluviosos siguen merodeantes, duplicándose, errando continuadamente sobre el alma de quien solo se sabe vecino de sí mismo. Los hambrientos de deseos siempre mueren antes de realizar sus sueños, y aún así, disfrutan sabiendo su destino...

domingo, 3 de mayo de 2015

ANALFABETISMO SENTIMENTAL


Existen instantes en que se reconoce, por fin, la realidad de toda una existencia, esa road movie que nos une y separa de lo que verdaderamente debiera importar. 
Hoy imagina el Sonámbulo estar degustando aquel sabor que unía todos los sentidos y que transmutaba un hoy por un mañana inexistente de olfato, vista, oido y tacto. Sabía y sentía, sentía y sabía aquel sabor... sabio.
Es lastimoso no contar con ese tercer ojo del que hablan los budistas y que el zen intenta alcanzar. Derrochamos tal ignorancia los humanos..., somos en ocasiones tan ciegos al no ver lo que oculta nuestro analfabetismo sentimental, que ni aun librándonos de lo falso que nos conforma llegaríamos finalmente a lo auténtico. 
La vida se compone de lo imaginado sobre lo vivido, nunca al contrario. Sería excesivamente desolador no entender que el destino, por extraño que pudiera ser, se define en un solo instante, aquel  en el que el humano sabe quién es.

domingo, 12 de abril de 2015

LA PREGUNTA



Dice un proverbio zen que diez mil preguntas son una pregunta, y que si contestas una pregunta desaparecen las diez mil.
Probablemente sea esa la meta más productiva del humano, apartar lo que verdaderamente no es importante o lo que ya se deduce puede responderse de motu propio, sin estridencias. Aunque otra respuesta pudiera ser evitar llegar a la pregunta, por complicado que fuera, por muy reduccionista que se convierta. 
¿Puede vivirse sin deseo, me pregunto?, ¿puede soslayarse el principal impulso mental que impregna al humano, esa pregunta deseante...?.
Uno de los jardines que más he releído de ARS (Los jardines secretos de Mogador) es el Jardín de lo invisible, ese que no se ve, que se ha poblado con semillas provenientes de lugares desconocidos en donde nada es lo que parece debiera ser, en donde coexisten olores de toda índole y colores totalmente contrapuestos. En una ocasión que se le da a oler una flor seca cuyo olor era horrible y a la pregunta de si tal olor pestilente se difiere del lugar de donde venía le respondió el dependiente que en cualquier lugar el olor traducía lo mismo. Lo invisible, añadió, también está entre nosotros. Es como un hilo transparente que nos atraviesa a todos por igual, y nos hace enamorarnos, enfermarnos gravemente o asirnos irremediablemente a alguien. En Mogador, se le llama baraka o nesma. El jardín invisible llama a quien se siente receptivo a convencerse de que existe lo invisible, sin sentir la pregunta. El problema es querer salir del jardín. Te atrapa. Te eternaliza a continuar siguiendo la búsqueda de lo que verdaderamente deseas...


sábado, 28 de marzo de 2015

WHY NOT?


En algunas ocasiones las palabras tienen aroma a jazmín, por más que el tiesto esté resquebrajado y herido de muerte, por más que al sol le cueste convencer al ánimo de que existe vida mientras hay suspiro. El colibrí se nutre de la flor, el amadoamante del deseo. Y por mucho que se autocomplazca de que la finiquitud asoma por el horizonte, siguen decolgando las vides por sus hombros la lujuria morada de sus venas, latiendo al compás del tiempo que aún le queda, del destino, ese furtivo que no oímos, no vemos, que finge escaparse o acercarse, que siempre cumple sin saberlo, y cuando ya se sabe es demasiado tarde. 
Destino y deseo comienzan por la misma letra, la d de desnudez, palabra que hace pensar que todo lo que nos echamos encima son disfraces, equivocaciones, escaparates de frivolidad que ocultan la auténtica verdad, la desnudez imprescindible para amar y ser amado.
Siempre hay que esperar esa luna con su luz salvaje, tanto en el ocaso como en el alba, que nos proporcione esos instantes de libertad absoluta, de misticismo auténtico, de momentos esencialmente autistas vigilantes de élella. En ocasiones, el Sonámbulo recomienda aguardar, sentirse (¿sentarse?) para entenderse, porque la esperanza, para ser ella misma, debe ser más ciega que la fe, convertirse en una enfermedad mortal de la que no se acaba nunca de morir.

sábado, 14 de marzo de 2015

ROPAS COLGANDO SU PROPIA AUSENCIA


Es falso que nadie muera en otra fecha que la suya. 
Existen personas que se hospedan en la casa cuyos muros cobijan su desamparo sin apercibirse que su autohipocresía les hará partícipes de su propio dolor. Llega un momento en que se les pone difícil hasta estar a la altura de ellos mismos y sus contradicciones. 
Extramuros del tiempo todo se apercibe con mayor nitidez. Se es convicto de los privativos errores, aquéllos que nunca se pensó siquiera les afectarían, porque los deseos nunca se transfigurarían en necesidades... Y se equivocaron (como la paloma del poema de Alberti...), y se transformaron en cómplices, confundiendo al responsable con el culpable, que sirve para no identificar a este último.
En el mundo del deseo, lo que más debe asustar está en la orilla porque, esencialmente, solo vivimos una parte de nuestra vida, tamaño S o XL, pero solamente una minúscula parte de ese espejo experto en apariciones que es la propia existencia. 
Irse vitalmente es siempre ajeno a los demás. Hay excesivos zombis caminando por nuestras aceras. Nos los tropezamos, les pedimos disculpas al sentir esa impresencia y son solamente ropas colgando su particular ausencia. 

viernes, 6 de marzo de 2015

NOBODY CAN STAND AGAINST TIME


La armonía es probablemente la virtud menos explorada, y sin embargo, es la más positiva para el humano. Nada existe si no es armonioso, incluso para los defectos conviene contar con la armonía. Es como si se interpretara la propia vida, que para ser completa ha de poseer algún fracaso, como les sucede a ese tipo de personas en cuyo mortecino transitar, lo único interesante es el vaho que queda en el espejo tras su baño.
Me comentaba una de esas personas que, casualmente, o no, te encuentras por el mundo, en algún lugar en el que a nadie importas sino a tí mismo, que también el silencio puede retumbar dolorosamente en los oídos si no se sabe escuchar su significado. Me costó mucho tiempo darle forma a ese mensaje pseudoapocalíptico para quien ignora lo que ciertamente importa, aquello que se esconde de las rectificaciones porque son verdaderos subrayados. Mi interior supo esperarle sin saber que lo estaba haciendo. Y entonces apareció la armonía, despacio, sin hacer ruido, apenas sin mover el aire al desplazarse, casi transparentemente, cual si fuera la concreción de un estado de ánimo. Hoy, pienso si tendría algo que ver el destino en muchas de las cosas que nos suceden a los humanos o si es él, el destino, quien tiende sus redes y se sienta, y somos nosotros los que vamos en su búsqueda.

domingo, 22 de febrero de 2015

SILENCIO


Fue una buena idea. 
Hablar es cosa de mortales, pero callar no lo es de inmortales, callar es un modo de hablar. Es por eso que en ocasiones, el silencio comunica, incluso grita lo que las cuerdas vocales niegan la salida de un organismo creado para ser.
Un día se levantó dispuesto a usar solamente la mirada, aquélla que había visto en ocasiones en hombres y mujeres, sobre todo en ellas, que indicaban dolor, marginación, rechazo, pérdida, dolor, deseo. Y le preguntaban. Y sentía la incomodidad de que no fuera como ellos pensaban era. Pasaban cada vez con menos velocidad los minutos y las horas, que encontraban senderos solitariamente más concurridos. Miró hacia atrás y le extrañó el reguero de personas que habían aquietado sus movimientos físicos y asistían sus pensamientos con sensibilidades antes desconocidas para ellos.
Fue una buena idea que, al menos durante unas horas se encontraran con ellos mismos.

sábado, 14 de febrero de 2015

ENCUENTROS


He olvidado ya donde leí que los encuentros, incluso los más frecuentes, son improbables. Es complicado que dos o más humanos se encuentren, sientan lo mismo, sean lágrimas gemelas en búsqueda continua y continuada, naveguen en paralelo para que el santo grial de lo que fuere tenga cuatro, diez, veinte mil asideros que lo hagan un poquito suyo a cada uno. 
Por eso, cuando sucede, que puede suceder... (léase con sensación de ligera duda, leve suspìcacia, incluso incredulidad), la explosión de momentos felices semejan ser de literatura low cost, de cierta extravagancia que realmente no es más que una singularidad extremadamente sofisticada creada para seres extraplanetarios, cronopios cortazarianos, consejeros de lo que serán pronto o tarde, recuerdos con los que habrá que aprender a vivir en lugar de intentar anular lo imborrable, porque siempre resetear la vida deja huellas de pies que nunca caminaron con uno mismo.

lunes, 9 de febrero de 2015

SED DE AGUAS

Siempre, de una u otra forma somos buscadores de agua. De una forma discreta, llamativa, o incluso ignorante, rastreamos ese subsidio de vida que nos permite continuar imaginándonos la vida que creemos existe. En ocasiones la encontramos en forma de libros repletos de letras mezcladas coherentemente para confirmarnos que existen gran variedad de espejos en donde mirarnos. En otras la hallamos en arpegios que mecen nuestros vacíos para evitar evitarnos, hacernos sedentes para que nuestra memoria litigue con recuerdos amasados por manos callosas de dolores injustificados, relatos a medio configurar, sensaciones mal digeridas. El humano vaga en busca de esa Justicia, sin saber que la que emana de los demás, pocas veces tiene sentido si no ha logrado encontrar el verdadero significado de la suya propia, la que le dice qué es lo correcto de lo que no lo es. Es lo mismo que sucede en aquellos lugares en donde no se pone el sol, que los sueños y la luna están de más. Por lo tanto: aquellos que no comprenden, no entienden ni el entendimiento, y aquellos que comprenden, entienden el entendimiento. Allí está la verdadera esencia de la Justicia. 
Y así se le pasa el tiempo al humano, en buscar manantiales de agua pura en donde se sacien sus sueños, sus ideales, sus valores, sus necesidades humanas, que de todo tipo existen, y que lo mantengan ilusionado en el tiempo y en el espacio, en los sentidos y en sus fantasmas que le orillan pensamientos inútiles que solo le propicien consumo desaforado de vientos dolorosos victimándolo ante quien pudiera darle ese agua de vida.
Vivan todo lo que puedan hasta que se consuma el agua... Luego, ¡qué más da!.

domingo, 8 de febrero de 2015

Y TODO DEVINO DE UN SUEÑO.

Tomado de El sueño de los cuatro círculos, de Aziz Al Gazali: " Soñé que me acercaba lentamente a tu boca, venía probándote desde la nuca. Mis labios iban rozando apenas tu piel, los vellos más delgados del cuello, los lóbulos, las mejillas. Y cuando girabas de golpe para atrapar mi boca con la tuya, mordías sólo mi labio de arriba mientras el otro llegaba hasta tu mandíbula. Me ofrecías todos los ángulos pronunciados de tu cara. Me dabas a comer tus pómulos, luego tu barbilla. Entonces decidías mojarme la cara, poco a poco, con la lengua. Mojabas y secabas con la piel de tus mejillas; una y otra vez hacías lo mismo. Luego te apoderaste también de los párpados. Me hacías mirar la humedad de tu boca sobre mis ojos cerrados. Cuando menos me daba cuenta habías pasado de acariciar con tu lengua en círculos mis ojos a hacer lo mismo con mis testículos. Dibujabas de nuevo con la punta de la lengua, a través de la piel, todos mis círculos. Y otra vez me hacías mirar y admirar de placer la humedad sin verla. Todo mi cuerpo era un eco de círculos concéntricos alrededor de tu boca. Yo era una espiral movida por tu lengua.”

Como un ceremonial aprendido y aprehendido, el amadoamante rememora cada instante de intensidad intolerante que se genera cuando es la ausencia la que prima, como cuando en los incendios, la frialdad arde más lentamente, cuando en un segundo puede justificarse la vida, y perderse. 
Aun sin saber cómo recordarse, los humanos se ven arrastrados por la mente conceptual, por la corriente del nacimiento y la muerte, y son incapaces de alcanzar la independencia que todo lo explica, que nada pide solícita para quien todo lo tiene ya por crear. Ignorar y caminar no son verbos transitivos en esas instancias sensitivas, son dos palabras que marchan sin orientación fija, sin destino propio ni ajeno.
¿Requiere la mente  ser domada siempre por quien posee la esencia de que  la experiencia provenga del pasado, nunca del futuro...?. Así debiera ser, aunque los buenos consejos tengan persistentemente algo de discutible, si bien cada momento de íntima vida de cualquier amadoamante sea absolutamente distinto al de otro. 
El Sonámbulo es de los que creen que cada experiencia debe ser pasada por el matiz de cada circunstancia, y ésta a su vez, de cada deseo, y que como dijo el sabio: Todo lo difícil debe intentarse mientras es fácil.   

domingo, 25 de enero de 2015

AGRIDULCIMIA



Existen en la vida momentos agridulces, situaciones de descontento y desánimo que inducen a rememorar pensamientos y dudas acerca de cómo es el deseo, qué se espera del acompañante de los pasos del humano. Le decían al Sonámbulo hace un tiempo que alguien vio a lo lejos la figura de ese posible deseo y al acercarse comprobó que efectivamente no había mucho más...y es que a veces, el peor desinterés, el mayor execrable de los naufragios sucede en tierra firme. 
Aceptar la vida como un laberinto es una de las primordiales enseñanzas que la persona ha de aprender. Para Borges, el laberinto era el símbolo de la perplejidad, de cuando se está perdido en la carrera de la existencia y, no obstante, necesario. Ese laberinto, interior y cambiante, es el enigma al que debe darse respuesta. Puede asimilarse al viaje, a ese destino imaginado y siempre hiperbolizadamente hermoso al que, sin embargo, se le teme porque es desconocido y en algunas ocasiones desequilibrante, pero que realmente sirve para percatarse cómo se es  ciertamente.
En el mundo del deseo, hay que darle espacio a las más desestructuradas maneras de sensacionar cada instante, desde la más perversa a la que puedan encarnar esos twees, adultecentes en busca de paraísos perdidos nunca creados y siempre rememorados por cualquiera que no obtenga raudamente lo que busca. Leí en una ocasión al poeta J.M. Roca que "más que fe, dame un equipaje de dudas...". Todo cabe. Sí. Aunque deba llegar un momento en que esas dudas, esos instantes agridulces, agradezcan el equilibrio interior del que Borges, al fin de sus días, dijo encontró.

miércoles, 21 de enero de 2015

LA ESENCIA



Las buenas esencias siempre precisan de buenos ingredientes, así como de la sabiduría de una equilibrada mezcla y una destilación adecuada. De lo contrario, no es que el perfume resultante sea malo necesariamente. Será...vulgar en la mejor acepción de la palabra. 
Quien no ha cultivado su vida desde niño con la belleza de las palabras, los deseos, las imágenes y más, que a diario la naturaleza nos proporciona, que no espere encontrarlas en la adultez o en la vejez porque hará el ridículo más espantoso, casi igual que el que hacen algunos que se ven por las aceras de las ciudades intentando convencer a quienes se les cruzan y los ven pasar enfundados en ajustadísimas y llamativas camisetas de colores intentando ser conjuntadas con pantalones de ¿neopreno? y una cinta en el pelo que anuncia que se han apuntado al running intentando retrasar unos minutos lo inevitable. Y es que apena tanto ver hacer el irreverente ridículo al humano consigo mismo...
El producto final de la madurez es, como ya algunos han advertido sabiamente, la reducción a lo primordial, eliminar lo superfluo, desprenderse de las capas de superficialidad con las que otros se empeñan en adornar al sufriente ser que somos mientras estamos. Lo que debe quedar es lo intangible, lo que no se ve pero se intuye, se percibe, se siente... se huele. Esa esencia de la que hablé al principio. 
Algunos... más de lo que se piensa y afirma, desconocen que poseen esa esencia. ¿Nadie se lo dijo o es que no se huelen su propio olor...?

sábado, 17 de enero de 2015

LA VIDA ESTÁ HIPOTECADA


Todos conocemos personas de las que no se comprende el cómo o el por qué caminan junto a otras compartiendo algo más que el suelo del camino. Será porque las más de las veces se sueña con la realidad, contrariamente a que se realiza el sueño, o que la amaurosis sentimental se conjuga con la oquedad rutinaria de quien se despierta confiado a empezar de nuevo cada día pero persiste en la ignorancia de un ánimo desanimado. 
El Sonámbulo opina que la buena higiene ni comienza ni finaliza en el cuerpo, que hay espacios en nosotros que merecen una mayor atención de la que se le proporciona, porque en ello le va la vida, y que la vida no es solamente tener pulso arterial o venoso. Es más...mucho más. Es entender que se está hipotecado desde que efectuamos la primera inhalación, y que vivir no tiene que ser necesariamente sinónimo de sufrir y que las lágrimas que caen a nuestros pies influyen para siempre en la forma de caminar. 
La vida, de por sí, no tiene ningún significado, ¡no se empeñen!. Sólo vivirla, sólo el sentido que le demos. Me decía un sabio sin cátedra, que "la vida es un vino: no seáis sobrios: bebedlo; y es una melodía, no seáis sordos: escuchadla". Y sí, a la experiencia siempre le dice más el pasado que el futuro. Fue Paracelso quien dijo: "quienes se imaginan  que todos los frutos maduran a la vez que las fresas, no tienen ni idea del sabor de las uvas". De igual forma entiendo que hay personas a las que se echan de menos ya mientras se las están presentando...
Y es que el humano es complicado y sencillo a la vez. Lo que le salva es que en ocasiones le da por pensar, por reflexionar, por pararse unos momentos a la vera del camino y ver pasar las nubes... aunque también esto sea doloroso...a veces.