domingo, 26 de junio de 2011

EL SILENCIO DEL DESEO.


Una de las enseñanzas que más aprecian Los Sonámbulos es el poder del silencio.

Notar que tu propio interior se mantiene estable con lo que le rodea es la esencia de conseguir el conocimiento supremo del que hablan los hombres sabios. El Sonámbulo ama la vida, siente la vida, desea...LA VIDA. Pero para todo eso no es suficiente con abrir la puerta y salir a la calle. Se precisa que la enseñanza venga de donde se encuentra, de quien sepa darla, de a quien se sepa escuchar aunque no se haya hecho teniéndolo cerca... Hay un proverbio oriental que dice: Los maestros abren la puerta, pero eres tú quien debe atravesarla.

Es bueno recordar cómo busca El Sonámbulo los Jardines que Jassiba le pide encontrar para ella. El Jardín de los Orígenes lo llevan pintado la mujeres en Mogador. Llevarlo les recuerda que cada día deben construir el paraiso con sus manos. Allí está señalado el deber de hacer placentero los días a quienes les rodean y a ellas mismas. Y que deben perseguir con la obstinación de un puño cerrado sus deseos. Y también les sirve de talismán, ahuyentando las fuerzas malignas. La ciudad tiene sus murallas, ellas su jardín en las manos, y las dos cosas cumplen el mismo objetivo. Y también es coquetería, porque a modo de celosía, esconde parte de su cuerpo y a la vez anuncia que está allí, esperando quien lo halle. Y en ocasiones también llevan palabras indescifrables que no se leen pero que se tocan y dicen cómo ser feliz y cómo llevar consigo todos sus poderes benéficos, cómo complacer a su amante o como rechazar el mal de ojo, la envidia...

Un tratado médico del siglo XVIII afirma que la jena tiene noventa y nueve virtudes, pero la principal es la felicidad.

Y El Sonámbulo se empeña en seguir estudiando, observando, recordando cómo y de qué manera encontrar la finalidad de ese deseo al que siempre regresa, del que nunca se ha ido... en silencio.

domingo, 12 de junio de 2011

LOS JARDINES DEL INSTANTE



Leo y releo Los nueve bonsáis de Los jardines secretos de Mogador. ¡Cómo no atraer a la lectura de:


1

Huelo a distancia

magnolias en tu vientre

y me trastornan.


.

.

.

4

Entre tus piernas

a tu húmeda flor labial

van mis insectos.


.

.

.

8

Ya todo dime

tu fuente canta a mi oido

ya todo dame.


.

.

.


Son los Jardines del instante, espacios que al intelecto le es imposible controlar desde la sobriedad, mesura, terraqueidad... En realidad son los que nos dicen cómo somos, cuáles nuestras debilidades, cuáles nuestros innnatos sentimientos hacia uno mismo y a los demás.

-¿Me preguntas por qué compro arroz y flores?- contaba Confucio.

-Compro arroz para vivir, y compro flores para tener algo por lo que vivir.


Los Jardines del instante gozan de la particularidad de no tener que obligarse a sopesar todas las respuestas porque ya se las saben todas. Comprenden porque las han experimentado y se apresuran a aseverar que no dañan con sus modos ni conductas. Los sonámbulos han sido "diseñados" para no hacer el mal. Y no es que confíen en el regreso a este mundo tras su ida última. Todo lo contrario. Como saben que no hay regreso, quieren que el camino en éste sea lo más placentero posible.

sábado, 4 de junio de 2011

EL MUNDO DE LAS IDEAS Y LAS EMOCIONES.



En ocasiones se tiende a confundir desear con alcanzar el deseo. Pero el Sonámbulo no se confunde. Sabe que el deseo es la búsqueda y que en muchas ocasiones en nada se parece lo que se encuentra a lo que anhelaba.

Jassiba le leía a su amado: "Los Sonámbulos son enemigos de las certezas. Saben que todo cambia, como un caledoscopio, porque el deseo nos moledea". ¿Has visto las laderas de un río?. Nunca es igual, deja arrastrar la tierra que se lleva la corriente y permite que se depositen en ella la que viene...

La abuela sabia de Jassiba le enseñó a no creer ciegamente en las ideas. Porque las ideas provienen de emociones y las emociones son cambiantes... como los hombres y mujeres, que no hay dos iguales. Entender a una persona siempre es un reto. Comprender a quien se desea es una aventura llena de equívocos, de errores. El deseante quiere del deseado lo que le representa en ser sublimado, sin estar en la realidad, sin saber que nadie en pocas ocasiones se llega a conocer. ¿Y por qué?. Los Sonámbulos creemos en la necesidad de conocerse, de sentirse. Solamente así se evitará el sufrimiento innecesario.


Nyanaponika Thera, una autoridad budista, habla de la práctica del Satipatthana para lograr claridad de ideas y pensamiento. Orienta a la práctica de la Atención mental pura, una suerte de concentración en cuatro áreas: cuerpo, sensaciones, estado general y objeto de atención)