lunes, 31 de diciembre de 2012

NOCHE... VIEJA

Los Sonámbulos creen que lo importante no es empezar un año sino para qué y por quién hacerlo, para quién vivir, por quién vivir, porque nadie es patrón de la vida, que es ella quien es nuestra dueña. Hoy, ese efímero lapso de tiempo de deseos para los trescientos sesenta y cinco días futuros, esa tierna aspiración, merece ser tenida en cuenta por quien de veras lo siente de quien viene, de esa fuente de alimentación que necesita ser alimentada para que siga existiendo.

miércoles, 26 de diciembre de 2012

VIDA y LÁGRIMAS

El Sonámbulo se quedó pensativo ante la pregunta:
-¿Puedes decirme qué vine a hacer en este mundo?.

Le miró detenidamente. Tardó en responderle y al fin le contestó:
- Más bien deberías exigirle daños y perjuicios a quienes se instrumentó para que te trajeran. Mientras tanto te recomiendo escuchar a Diego El Cigala desgarrar sus Lágrimas Negras. Entenderás algo mejor para qué sirve  la vida... Más tarde, de saber elegir es de lo que va ésto, de sentir que hay que saborearla en los labios de otros/otras, en los ojos de otros/otras, en las manos de otros/otras... Éso es sabiduría. Entonces sabrás qué viniste a hacer a este mundo.

domingo, 9 de diciembre de 2012

EL SONÁMBULO

Todo son intentos en los sueños, intentos de ahuyentar los errores del día, intentos de evitar que los futuribles se conviertan en realidad, intentos de crear lo que no está creado aún y posiblemente nunca lo haga, intentos de ser otro...siempre intentos. Son la fuerza que no se tiene en vigilia y que maltrecha al viviente hasta convencerle en ser el que se ve enfrente del espejo.
El Sonámbulo, de alguna manera, es quien vive, el que goza del deseo satisfecho en su mente, el que se saborea sin pensar que su propia intensidad le merma la vida, que se empeña evitar el reflejo de que lo peor no sea perder la memoria sino que el pasado no se acuerde de él... Todo y más es la esencia del Sonámbulo, como dejar la huella de un instante en los labios de esa mujer a la que nunca más la besará de igual manera. El Sonámbulo siempre es el ser en medio del todo, a diferencia del vigil que es medio ser en mitad de la nada.  Éso y más es quien ha hecho de su vida el deseo de una habitación con vistas al... deseo.

sábado, 1 de diciembre de 2012

VENENOS Y ANTÍDOTOS.





Y se ofrecieron mutuamente toda clase de venenos y sus exactos antídotos.



Habían preveído ambos que podrían ser importantes ejercicios de preparación, apoyos sistematizados y pensados para que la experiencia fuera ritmada, no a favor de un éxtasis como estaba sucediendo. Una súbita iluminación interna llenó de golpe sus cuerpos, los elevó espiritualmente, como tienden hacia el universo las velas sus llamas. Y tal vez fue esa misma luz la que les hizo ver el pasado y el presente, nunca un futuro imaginativamente pueril.



Un cortejo intelectualmente visual e impensable para muchos había dado paso a un certero deseo de enviarse a Essaouira, al Mogador de siempre, del que nunca se había despedido, al que siempre había añorado. Sus experiencias anteriores habían quedado en un apasionamiento olvido conformando personalidades en nada parecidas con quienes se relacionaron hasta entonces. Detestaron compartir para siempre las flores y los frutos de su jardín, aquel que nadie osó en pensar su existencia, aquel que unió, en cambio... existencias deseadas.

domingo, 4 de noviembre de 2012

SECRETOS DE MUJER NO ESCRITOS

Las bibliotecas en Mogador son una vez más la memoria de sus habitantes. Son, como explica ARS, extensiones mutantes de lo escrito ancestralmente sobre la piel de sus personas. Aquellos tatuajes protejen el frágil papel de los libros y le hablan al Sonámbulo cuando pasa su mano sobre ellos, recitan salmos de religiones no conocidas y con miles de devotos desconocidos por todo el mundo.
Cada libro en Mogador está dispuesto para que oigamos su música en nuestro interior mientras interpretamos su mensajes... porque todo en sus libros tiene un mensaje oculto, nada es como la realidad simula. Dicen que hay uno perdido entre sus vetustas estanterías que contiene los secretos de la mujer... Hay muchas habladurías al respecto. Los que dicen haberlo hallado y leído explican que está en blanco, otros que la mente humana no podría absorberlo en sola una vida... Los Sonámbulos ni siquiera han pensado en buscarlo. Prefieren descubrirlo en la mujer que les mira fijamente a los ojos y le habla con avidez sensorial y deseo creciente y errante.

domingo, 14 de octubre de 2012

JARDÍN PROPIO

Cada vez que releo Los jardines secretos de Mogador me reafirmo en la búsqueda de mis propios jardines, esos que se construyen sobre la línea del horizonte cambiante, en absoluto predecible, como todo lo que tiene que ver con el humano. Lo dice N.Taleb en El cisne negro, esa excentricidad con que la naturaleza nos recuerda que, en realidad, manda ella, lidera ella, beneficia y castiga... ella... También nombre femenino...
Pienso en el jardín más exuberantemente deseante que en realidad nunca abandonará mi mente, la única que sabe la clave de mi secreto. Me dejo llevar por el jardín más íntimo, el que relata ARS. Porque todos alguna vez nos hemos despertado una mañana y visto esa manzana, ese corazón de la manzana. Y añade: Pensé que eras mi manzana, mi huerto de tranquilidad, mi jardín más íntimo. Y quería estar ahí adentro plenamente, feliz como Michaux en su diminuto improvisado Mogador. 
Hoy, mientras saboreo la sal que me trae la brisa me confirmo en la ventaja que tienen los residentes en ciudades junto a un gran azul, con esa aletargada sensación de estar ausentes de todo lo que no desean conocer. Viven para y con sus sueños, sus latidos, sus constantes descubrimientos. Se comunican únicamente con sus ojos, sus miradas... ¡para qué más!

sábado, 22 de septiembre de 2012

DESEO INTUITIVO


A Fatma le gustaba ver desde lejos la subasta de los peces en el puerto. Pero, como cuenta ARS, la sacaban de esa flotación las ancladas miradas de los hombres en la subasta y sobre todo la de Amjrus (...) la observaba desde hacía mucho tiempo y se dio cuenta cómo ella fue llenándose con las larvas de la melancolía. Pero él había notado, más que sus intermitentes tristezas, la manera tensa en que su cuerpo se había poblado de necesidades. Se equivocaba creyendo que las voces de la carne son también para quien de lado las escuche.  (De  Los nombres del aire. ARS. Alfaguara.)

La intuición, como la misma palabra, es femenina. Por ello, tal vez, al hombre extraño en la concentración le cuesta apreciar el lenguaje de la mujer, su diálogo sordo en tantas ocasiones, incluso agestuado. Debiera reposar su pensamiento para anular lo que aquí dijeron tantos:

Cuando pienso
que ya no pienso en tí,
sigo pensando en tí.
Quiero intentar ahora
no pensar
que ya no pienso en tí.
                                         (P. Atzlawick)

El deseo, como cualquier otro sentimiento (¿o es sentido...?), precisa ser conducido para que escale muros y salte zanjas. El deseo puede congeniar con el/la deseado/a del deseante. Estoy convencido. Siempre el humano tiene herramientas para llegar a convencer que el aire puede ser inhalado mutuamente. No importan edades ni prejuicios. La vida debe ser desvivida hasta el último suspiro. Solo así descansará el espíritu.



miércoles, 5 de septiembre de 2012

DENTRO Y FUERA

Pasó por aquella puerta, por su puerta, y notó una extraña energía que le obstaculizaba seguir. Ella le detenía como una mano impuesta sobre su pecho. Y comenzó a sentir el latido acelerado de un corazón dispuesto a abrirse a un atrevimiento que no le era desconocido. Pensó en fingir indiferencia a tal llamada. Sin embargo le fue imposible. Como tampoco se tentó en empujar aquella cancela misteriosa.
Se sentó apoyando su espalda en la pared de aquella casa llena de misterio y se afanó en percibir qué le disuadía seguir su camino. Cerró los ojos, agudizó sus oídos y una serenidad como nunca había apreciado se apoderó de su cuerpo. La sintió como jamás había sentido el deseo sobrehumano. Transcurrieron instantes imperecederos que nunca comprendería, y llegó a advertir la sabiduría de no saber qué estaba dentro y qué fuera...

viernes, 24 de agosto de 2012

LA ESPIRAL

Todos en Mogador saben que la espiral es una imagen representativa del deseo. Lo supo Aisha cuando se la enseñó a Fatma en forma de carta de adivinación, carta aúrica.
En Mogador, como cuenta ARS en uno de sus libros, la espiral son sus calles: la calle principal, La Vía o calle del Caracol, y otras. Dan giros desde las murallas que rodean toda la isla a la plaza central, donde están los baños públicos y los tres templos de las religiones que conviven en ese puerto. La ciudad, para sus habitantes, sigue contando ARS, era y es la imagen del mundo entero: un mapa de la vida tanto externa como espiritual de los hombres. Sus cuatro torres situadas en la muralla circular señalan los cuatro puntos cardinales. En cada uno de sus giros La Vía luce una fuente. Ellas insinúan que el agua corre por la espiral hasta los baños del hammam, lavándolo todo y a todos.
Los Sonámbulos suspiran, aunque  temen, la presencia del deseo. Es, posiblemente uno más de sus pensamientos paradójicos, porque todo a partir de entonces será espiral, todo confluirá, se traducirá, alimentará de forma desaforada sus vidas de forma que sus sueños no serán más que ilusiones magnetizadas del continuo devenir del destino del que sabe no puede huir. El destino persigue a sus víctimas hasta el mismo burladero y se queda ahí, imperturbable, inflexible y estoico... esperando. Ellos lo saben, como Fatma lo sabía, y aún así, no se resisten porque saben que no se puede poseer del todo... sin ser del todo poseído.

sábado, 11 de agosto de 2012

SUTILEZA Y DESEO

Se podía leer en una ventana de Mogador un escrito fechado en el siglo XII que decía:
"Donde el deseo todo habita 
el aire es a la ventana
lo que la red a los peces".

¿Por qué el deseo es tan sutil hasta convertirse en estremecedoramente real en ocasiones?, ¿por qué, en cambio, la algarabía interna del ser humano le enfrenta a convertirse en una mofa de sí mismo cuando se sitúa delante de su propio espejo?.

No existe respuesta acertada a ese sueño a medias del que habla ARS cuando la  nube del deseo ciega ...¿o es cuando la vigilia es más intensa?. Fatma le llega a decir: "ya no sueñes en mi sueño que te sueña". Posiblemente porque el deseo se ha mutado, es otro dentro del mismo.

lunes, 30 de julio de 2012

MEDITAR

Leí que:
Si puedes convertirte en espejo, te habrás convertido en meditador. La meditación no es más que la pericia de reflejar. Y ahora, en tu interior, no se mueve ni una palabra, y por ello no hay lugar para la distracción.

Los Sonámbulos han aprendido con el paso del tiempo a valorar lo que realmente no tiene precio, lo que no puede comprarse con euros, dólares o yuanes. Tal vez por eso vivan con la sensación de ser incomprendidos por los que les rodean, por los que no entienden que valoren más el silencio, una conversación inteligente o estar sentados sobre el césped viendo pasar las nubes. Resultan sospechosos...

La meditación acaba siendo imprescindible para el Sonámbulo. Alguien le dijo un día que nunca ya olvidaría: Todo lo difícil debe intentarse mientras es fácil... Y así continúa, meditando.

sábado, 7 de julio de 2012

PAUSA CREADORA


En ocasiones, en muchas, los vientos empujan a unas hojas carnosas (que los poetas describen "delineadas como labios de mujer besando" ) de la flor denominada Impaciencia Mogadoriana, que comienzan a moverse hacia el sol incluso un poco antes de que él asome su cabellera. Así describe ARS lo que otros hemos podido ver y sentir, como por el latido brusco del agua de las fuentes que comienzan a sacudirse de encima los restos de la luna. Éso y el aquel aroma indescriptible que me mahía llevado  a los templos de Brahma en India, en donde el misticismo es una asignatura obligatoria para sentir el deseo de quien llevas junto a tí.

A los que contemplan la luna, las nubes a veces les ofrecen una pausa, como la fuerte nevada que desaparece en el mar... ¿Hay otro silencio tan perfecto...?

domingo, 24 de junio de 2012

AMOR

El mal, el dolor, no está en cometer faltas, sino en no tratar de corregirlas, me dijo una vez un sabio que pasaba por un marginal, un ser transparente, alguien con el que se tropezarían y ni le pedirían disculpas por haberlo hecho. Me contó que hacía años que se había iluminado. Tuvo que ver el final de la vela para saber que se iba a apagar si no se reconvertía a la sensatez, al amor.
Amor no es solamente el "fou" sino también el equilibrado por los que pasean junto a uno. Es amistad y es solidaridad. Todo éso es amor, también.
Vivimos sin que salga esta palabra de nuestra boca. Y es bueno decirlo. No pasa nada, no pasa nada...

domingo, 3 de junio de 2012

IR A MOGADOR

Tal vez porque, como dice ARS en Nueve veces el asombro,  quien lee los libros sobre Mogador, sus contenidos se siguen escribiendo como sonámbulos en su piel y en su carne, es que he orientado a tantos embriones de sonámbulos a irse allí, sentarse sobre las paredes rosadas de sus murallas, pasear por la Skala mientras se oyen gritar las ruidosas gaviotas, caminar por sus calles empedradas cuando cae la noche y los ojos de sus habitantes escudriñan al buscador viajero de su propio destino. Y posiblemente también porque necesitaban que alguien les jurara amor eterno regalándoles cocuyos, esos insectos que se intercambian los amantes y cuyo brillo sigue vivo una vez muere el insecto, y que cuando se secan los muelen y mezclan con aceite de argano hasta conseguir una pasta que los amantes se untan discretamente en los labios antes de besarse. Les llaman ellos "aceite de luz"... Y es en la oscuridad de la noche cuando es emocionante ver cómo el cuerpo amado brilla por donde pasaron antes nuestros labios. 
Hay momentos en la vida que ésta, la vida, carece de sentido para el caminante, se encuentra confuso, no sabe quién es, no se entiende, no se ama... Y es entonces cuando ha de partir. Partir en toda su extensión, cortar, seccionar para abandonar lo hiriente, lo que le maneja mal. Es entonces momento de conocer Mogador para que su luz le transforme profundamente y le proporcione más agudeza en todos los sentidos.

P.D. Es recomendable leerse antes el quinteto de libros de Mogador de ARS, comprenderá todo mucho mejor, lo que le rodea y lo que porta en su interior sin saberlo. 

sábado, 26 de mayo de 2012

ELOGIO DEL INSOMNIO





Una vez más recozco que estoy de acuerdo con ARS. El silencio de la noche es creador, es la perpetua necesidad del humano para escuchar y escucharse. De poco sirve pasar viviendo si no se escucha qué nos habla lo que por el día no se oye por las interferencias nuestras y ajenas... Sería muy recomendable que la noche tuviera alguna hora más, o minutos... ¿...o segundos imperecederos?. La noche si no se la duerme la hemos etiquetado de insomne, y a aquellos que no duermen como los demás, que se niegan... se les llama sonámbulos. En ellas, dice ARS recientemente, se vive delirantemente. La forma en que se viven esos instantes, seguro, son los que se desean, los que el YO decide qué hacer sin detenerse a medir las consecuencias o autocensurarse, éso ya lo hará cuando despierte... El  Sonámbulo vive otra vida, "siente" otra vida. Sabe que su vida es única, que sólo a él le pertenece... ¿o será, tal vez, que él pertenece a tal vida...?.
En ocasiones, el Sonámbulo no sabe que lo es... Me contó ARS la vez que presentó uno de sus libros del quinteto de Mogador, cómo en voz bajita se oía decir a algún asistente: Yo también soy un Sonámbulo. Y luego otro. Y otro en tono más alto. Y otro. Y otro... hasta que fueron muchos los que así se sintieron, los que advirtieron sosegada y liberadamente que eran éso, Sonámbulos... Al fin lo habían descubierto.

Me recuerda ésto al párrafo escrito en Nueve veces el asombro: "... en el que Tarik, amante y alfarero, reflexivo y tenaz, piensa que el horno es el gran misterio de los alfareros. Que uno puede tratar de reducir la proporción del azar, controlar todas las variables que son posibles y aun así el misterio apasionante permanece. Es más, piensa que cuando el ceramista logra sacar del horno exactamente lo que había planeado, su pieza tendrá algo de fracaso, aunque parezca perfecta. Algo habrá de obra muerta, muda. Porque en el arte de la alfarería es necesario que el horno aporte más de lo que se esperaba". Y así sucede con el despertar del humano, que posiblemente su verdad, quedó en la noche, en el sueño que los neurofisiólogos denominan reparador y al que nosotros reconocemos como el vital.


El último libro de ARS lleva por título: Elogio del insomnio.

Por el momento, no publicado en España. 

domingo, 29 de abril de 2012

EL MANGOSTÁN ENSEÑA

La memoria, decía Paul Valery, es el cuerpo del pensamiento. El pensamiento no existe si no es expresado. Y es cierto, sin memoria todo es siempre un comienzo. Se es el que se es porque se alimenta de experiencias y de, posiblemente si existiera la palabra, imperiencias.
Los sonámbulos sienten la experiencia sin que en muchas ocasiones la hayan conocido. Una mirada, un aroma, un sonido, un sabor umami del que existen todavía tantos por descubrir...
Pero todo ello no sirve para mucho si no se comparte, si se desperdicia su conocimiento, si no se abre ese mangostán en el que viven algunos seres y que no deja ver ni sentir ni oler ni degustar sus magníficas sensaciones... únicas, aunque no sean las mismas si se prueba en Denpasar que en Madrid o Badajoz.

lunes, 23 de abril de 2012

EL AHORA.

En ocasiones nos es bastante difícil separar el ahora del futuro. Cuenta una historia zen:

Un guerrero japonés fue capturado por sus enemigos y encarcelado. Aquella noche no podía dormir porque al día siguiente sería interrogado, torturado y posiblemente ejecutado. Entonces surgieron en su mente las palabras de su maestro zen: El mañana no es real. Es una ilusión. La única realidad es el Ahora. El verdadero sufrimiento es vivir ignorando el Dharma". En medio de su terror, súbitamente comprendió el sentido de sus palabras, se sintió en paz y durmió tranquilamente.

En cierta forma. este relato se trataría también de una analogía con el hedonismo, ese gran pecado capital para algunos hasta que llegan a la parada de la vejez, esa estación llena de verdades llenas y sobre todo de demasiados arrepentimientos. El Ahora debiera ser tratado con mayor reconocimiento, menor discipliencia, porque en él está el germen del mayor de los deseos, de la vida. 

lunes, 16 de abril de 2012

DE LA SOLEDAD y DEL DESEO.



En ocasiones, más de lo que se supone, el alma no encuentra acomodo, y busca y busca y busca hasta llegar a la absoluta soledad, ésa de la que nunca se debe retroceder sino aislarse con ella temporalmente, hasta llegar a hablar con ella de tú a tú, primero con ella... después sin ella.


Tómate tu té con lentitud y reverencia, como si

fuera el eje alrededor del cual gira el mundo.

Lenta, tranquilamente, sin correr hasta el futuro.

Vive el momento actual, porque sólo

ese momento actual es vida.


Thich Nhat Hahan.




Y así, aislamiento y comprensión vendrán juntos. De la imaginación siempre surge el deseo, ése del que no podemos cesar de hablar los sonámbulos.

domingo, 15 de abril de 2012

IMAGINACIÓN y REALIDAD SE MEZCLAN EN EL SONÁMBULO.



Quise ser uno de los que entran y salen así de tus sueños, de tus placeres, y aparecerme en tus manos súbitamente, cuando tú menos lo esperes, escribe ARS en La huella del grito (Ediciones del ermitaño).

El mundo de los deseos es el que prima en el Sonámbulo, el que permanece presente en la subsconciencia, el que lidera el pensamiento, por encima del pragmatismo que nos impele. Le hace comportarse como el humano que es, el único que piensa en el hedonismo como fin y principio.


sábado, 24 de marzo de 2012

ASÍ SOMOS, ASÍ NOS HEMOS HECHO.




El caminante se acercó al Sonámbulo y le preguntó:


- ¿Qué dirías si no traigo nada conmigo?


- Tíralo- le replicó el Sonámbulo.


- Pero si no traigo nada...


- Entonces, carga con ello.




Caminar por la vida implica experiencia. Cada uno lleva la suya, diferente a la de los demás, en sensaciones y sobre todo, en intensidad. Si no se consigue, implica haber desperdiciado lo más importante que a un ser vivo se le ha dado, aunque fuera sin su permiso. Por ello somos todos tan distintos, porque unos han conseguido hacerse con ella y porque otros han sido ignorantes.

lunes, 5 de marzo de 2012

EL BAILE




En ocasiones, la vida proporciona encuentros inesperados que recuerdan episodios vividos. Así sucede en En Los labios del agua, cuando Maimuna es hallada por quien en sueños pasados la tuvo entre sus brazos, la perdió y la buscó denodadamente. Bailaron y ante la confesión de él, también ella le confesó que le sucedía lo mismo.

- Somos dos fantasmas bailando.

- Dos fantasmas de carne y hueso.


Maimuna hacía del baile una ascensión maravillosa por eso que llaman en su país "los nueve niveles de la escalera iluminada". Los que, según decía, "dan luz al cuerpo desde adentro y llenan de alegría a todo lo que en él esté vivo". Aquellos nueve niveles de los que luego se enteraría su pareja, finalizaban en el que llamaban placer sin nombre, el que es privativo de quien baila, solamente de él. Maimuna le confesó que iba pronto a casarse con su novio en su país, pero que él no era como ellos dos, no profesaba el entendimiento interior. Sin saberlo, Mamunia estaba hablando ya de los que entonces no tenían todavía nombre, de nosotros, Los Sonámbulos.


domingo, 19 de febrero de 2012

ELLA CRECÍA JARDÍN.



Recuerdo hoy una de las historias que el halaiquí contaba en la plaza del Caracol, en Mogador, la ciudad del deseo. Se refería al jardinero nómada, aquel quien huelló la vida de Jassiba y viceversa, porque ambos se encontraron navegando diferentes sensaciones hasta que coincidieron en la confluencia de una palpitación.

Jassiba era una devota de las cerámicas y sentía que su embarazo era, como dice ARS en Los jardines secretos de Mogador, una mano invisible de alfarero modelando a veces con torpeza y sin paciencia pero siempre con un interés obsesivo en el destino de sus formas. Había ido apreciando en su cuerpo la Marea de las nueve lunas, o cómo se formaba una tienda en el desierto influenciada por el viento, cómo ríos y lunas se mezclaban, o dónde confluía el lugar donde se ata y se desata, y cómo se producía la catarata de sombras. Jassiba había visto como su alfarero la metamorfoseaba. Ella crecía jardín. Ella se hacía flor. Y todo él, su amadoamante se acercaba a ella de la única manera que podía hacerlo, ciego de otras sensaciones que pudieran enturbiar el contacto con su aroma más interno, más puro.

sábado, 11 de febrero de 2012

TODO GIRA EN TORNO A UN SUEÑO.



Un gran escritor escribió hace cientos de años algo que todavía permanece actual, como tantos y tantos pensamientos realmente humanos y sin embargo trascendentes: "Estamos hechos del mismo material que los sueños, y nuestra vida gira en torno a un sueño...".


Enfrentarnos a nuestra propia realidad, las más de las veces, es complicado. Por ignorancia o torpeza resulta de una opacidad extrema saber qué hacemos aquí... por qué... para qué. Y tiene que aparecer un conflicto, cuanto mayor mejor, para acertar las respuestas por sí mismo o , encontrar a alguien con quien descubrir el dilema de toda una vida.


Y sí, todo, en realidad, es un sueño, como dijo Calderón, otro lúcido. Y solo al despertar lo aprecibimos en toda su extensión, en toda su densidad.


A los que en muchas ocasiones se nos ha comentado tal pensamiento, una vez más nos ha corroborado la insensatez de la cantidad, lo fútil de lo excesivamente mundano, lo determinante de percibir y comprender lo que a simple vista es imposible ver.


Los Sonámbulos aman a la vida con arrojo, y a veces con cierta intrepidez, porque conocen la muerte. Saben que amar implica haber conocido desamar (que no odiar) de la misma forma que sus mentes no se aferran jamás al futuro porque comprenden la naturalidad de todas las cosas.


Cuentan que un monje zen vivía en lo alto de una montaña. Una tarde llegó hasta él un ladronzuelo cuando él estaba en el bosque. Tras revolver su estancia se apercibió de que no tenía nada que robar. Al salir, el monje le detuvo.

-Has venido hasta aquí haciendo una larga caminata. Llévate algo.

Así que se desnudó y le dio sus ropas.

El ladrón salió corriendo, y tras ese episodio, el monje se sentó desnudo en una roca para contemplar la luna.

-Pobre hombre-musitó- Ójala pudiera darle esta luna maravillosa.


...

martes, 7 de febrero de 2012

CONOCERSE.

Dice un proverbio indú:

"Es mejor conquistarte a tí mismo que
ganar mil batallas. Entonces la victoria es
tuya. Nadie podrá arrebatártela, nadie
se la podrá apropiar".


Posiblemente ése era el pensamiento de aquel Sonámbulo primero que decidió ser. Eligió dar la espalda a los que opinaban sin saber, veían sin haber aprendido a mirar. Vivir proporciona lo que es siempre imprescindible para poder caminar sin levantar polvo por el camino: humildad.

jueves, 26 de enero de 2012

LIBROS DESEADOSDESEANTES.



Helena soñó que hacíamos fila en un aeropuerto igual a todos los aeropuertos,

y estábamos obligados a pasar nuestras almohadas

a través de una máquina.

En cada almohada, la almohada de anoche, la máquina de los sueños.

Era una máquina detectora de sueños peligrosos para el orden público.


(Los sueños de Helena. El imperio del miedo. Eduardo Galeano. Edit. Los libros del zorro rojo)


Me gustó nada más verlo en el escaparate.

Sentí que me llamaba aquella portada confeccionada por Isidro. Más tarde, cuando lo tuve entre las manos, lo toqué y percibí el respeto a la vez que dulzura con que se acurrucaba entre mi calor digital, supe que debía ser parte de mí, debía leerlo. Adiviné súbitamente que Eduardo Galeano lo había escrito para todos nosotros. Son sueños a los que Helena acude en carro de caballos, al país de los sueños donde sueñan los sueños...

Me pregunto cómo podrán recrear la sensación indescriptible de coger un libro con las manos los hacedores de e-books (ibucs)...




domingo, 22 de enero de 2012

LA FILOSOSFÍA DEL DESEO.


Sostiene un amigo mío que el estoicismo es la filosofía más pragmática, la que sostiene nuestra forma de ser actual, sin ella no resistiría el ser humano. Le contesto que aún todo va más allá. Zenón observó el mundo que nos rodea, el cosmos, y extrajo la conclusión de que éste se encuentra organizado por una Razón universal, según una finalidad que se nos escapa. Él aducía que nada estaba dejado al azar. (Yo añado que nadie) A ésto sí que de nada servía, entonces, rebelarse ni lamentarse.
Le hago ver que alguien que tenga fe en la vida y que esté convencido de que todo lo que sucede es beneficioso, aunque las apariencias indiquen lo contrario, desarrollará una confianza y un optimismo que alimentará más esa creencia. Cuando más consideramos los regalos de la vida, más nos llegan, más se valora la esencia de cualquier acción inmaterial. Esa confianza, esa tranquilidad del alma, la llamaron los estóicos apatheia.

En el mundo del deseo, su mecanismo de acción es muy similar, se espera positivamente, se almacena la energía suficiente para verterla sobre esa magia que provocan dos seres humanos. Las espiritualidades orientales usan la la fe, la confianza y el deseo de maneras indiferentes. El budismo parte de una constatacíón empírica en el Dharma, las enseñanzas de Buda. Sin él, todo progreso espiritual no existe. Es comprensible que si no tenemos confianza, fe, deseo en lo que deseamos conseguir... no alcanzaremos el provecho.
Los Sonámbulos, la casta del deseo, reconocen esta máxima para crecer su interior, para disfrutar de algo que se les impuso y que, sin embargo, puede llegar a ser magnífico.

viernes, 13 de enero de 2012

VIDA


Estoy convencido que nunca se sabrá el origen de nuestras ideas, el por qué de nuestros pensamientos continuados en años, cómo van y vuelven, o no vuelven y acaban sucumbiendo a otras realidades que son, o no, relatos oníricos solamente. ¿Por qué un buen día nos perdemos en mundos que nunca supimos iban a mediatizarnos?, ¿qué nos lleva a respirar una atmósfera de olores y sentimientos a los que jamás nos sentimos empujados...?, ¿qué surge en un momento entre dos seres para que sobre cualquier existencia viva a su alrededor...?.



Un libro que leí hace un tiempo hablaba de un metereólogo que estudiaba las nubes, nefología lo llamaba; y los truenos, y brontología lo calificó; y las lluvias, umbrología acabó titulándolo. De hecho, el nombre del texto era El libro de las nubes. Excelente relato de una joven mejicana residente en el Berlín de nuestros días. ¿Y cómo deberíamos bautizar el análisis de los deseos...? ¿Existe una sola palabra que acredite el estudio de esa sensación indomable?. Anhelología no se oye bien. ¿Y si lo llamamos simplemente VIDA con mayúsculas...?

sábado, 7 de enero de 2012

CACTUS DESEANTES




Releo cuanto dice ARS acerca del Jardín de cactus de Mogador, plantas que alguien llevó desde su Méjico natal a la ciudad del deseo, jardín que habla de extravagancias hacedoras de realidades sonámbulas basadas en el origen mismo, en su propio genoma del que desconocía ser poseedor...


¿O no es tal que un cáctus habite en donde, realmente, debiera haber estado siempre... ?. ¿...O fue de él de donde partió hacia tierras lejanas para más tarde orquestar su regreso?.


¿Tienen memoria esas plantas, supervivientes de climas angostos, ahorradoras de lo que a otros sobra o ahoga...?.


¿Será este mensaje encubierto de parquedades lo que inhibe impulsos que el espíritu deseara manifestar...?.


Es, posiblemente, la alocución de un misterio el que nos une a otros de los que nunca se supuso poder llegar a estar unidos, cimbreando momentos sobre la diáfana estructura, medular en esencia, de un acercamiento, de una respiración acompasada de contemplaciones jadeantes. Tal vez pueda ser ese agua ahorrada en resecas tardes tropicales lo que inunda esa unión atemporal, como lo son las que permanecen por siempre, una palabra asustante pero, en definitiva... deseante.

lunes, 2 de enero de 2012

¿SUEÑOS O REALIDADES?




La imaginación resulta ser uno de los ejercicios más potentes para el cerebro humano. La sensación de encontrarse en espacios en donde se dejaron partes de una vida son el impulso para continuar el sendero al que antes otros decidieron que debíamos venir. Del mismo modo, entremezclar recuerdos fomentan la creencia de que la realidad nunca es la que es sino la que desearíamos que fuera.


He conocido personas cuyo viaje interior no tiene regreso y cuya alteración a ojos de los demás no son más que heridas que nunca cicatrizarán. Una de ellas se llamó Kadiya, una huella de repetidas ausencias. Nunca nadie le conoció en profundidad, tan solo se sabía de su existencia en unos minutos cuando su conversación podría serle de un cierto interés. Tras ellos, el limbo volvía a aparecer, enhebrado con hilos de una resistente seda que obturaba cualquier conato de sumisión a la más primitiva cortesía. Nadie nunca sabría qué neurotransmisores silenciaban un origen o un destino. Ése era su mistero, ése su destino.