sábado, 20 de noviembre de 2010

LEMAS AÚN NO ESCRITOS.




Comentábamos hace poco con unos Sonámbulos lo fugaz que es todo hoy, ¿cuánto dura un libro en un escaparate de una librería, cuánto un disco, cuánto una prenda de vestir, cuánto un aparatito para llevar nuestra música... ?. Es más, se colige que nada está hecho con materiales indelebles, que no sea solamente la moda lo que sustituya lo poseído convirtiéndolo en roído u oxidado. Y también se empuja a sentir que caduca todo a tal velocidad que hasta los sentimientos parecen tener pereza para nacer. Se tiende a no profundizar en ideas ni en productos, que se consuman superficialmente, sin ver las distintas posibilidades que pueden tener cada una en cada lugar por cada ciudadano... Lealtad es, de alguna manera, sustituida por vertiginosidad, permanente por efímero, inefable por la divagación improductiva.

Debiera existir (tal vez la hay, se lo preguntaré al fundador de la casta) un lema en nosotros que se transmitiera entre todos los que hoy somos y mañana quién sabe: Amé y me amaron, deseé y fui deseado, duré y no tuve que ser cambiado.

jueves, 18 de noviembre de 2010

EL GAMBRI.


La forma en que medimos el tiempo es muy diferente a como lo hacen los mogadorianos. Ellos lo hacen cantando y bailando, como nos cuenta ARS. En cierta forma es como el gambri que acarician hasta extraer el sonido buscado.
El corazón es un tambor profundo y las venas llevan su compás por todo el cuerpo llegando a oleadas a donde el deseo se hace más intenso. Se baila para medir el tiempo disperso, para encontrarlo en el cuerpo de otro. Y se dice que un reloj está dentro de otro reloj cuando los amantes están unidos y suenan juntos, y persiguen sus latidos, como bailando. Pero nos avisan que no es bueno que latan al unísono ocupando el mismo espacio de tiempo porque entonces el tiempo se detiene, como en las crisis taquicárdicas severas.
Se ha intentado convencer que el unísono, el compás debe ser la perfección para el deseante ... y no. Deseado y deseante deben buscarse, y encontrarse para seguir caminando, para recabar informaciones que compartir.
El error siempre es el tedio, la vida sin estrellas que mirar juntos.

domingo, 14 de noviembre de 2010

DOCENAS DE AÑOS.

Resulta recomendable dividir nuestra existencia en períodos de años. Podrían ser según docenas 12-24-36-48-60-72-84..., por ejemplo, y hacer en ellos examen de objetivos o existencias cumplidos, cosas hechas o no hechas... o incluso deshechas. Nuestra vida está inmersa, en realidad, en medio de muchas vidas que pugnan por suplir a otras que no han resultado fértiles con el paso del tiempo. Se convirtieron en solaz de aves migratorias, excesivas comodidades que impidieron el nomadismo para el que fueron concebidas... o no.
En cierta forma esta reflexión me lleva al capítulo de ARS en Los Jardines Secretos de Mogador en el que habla de la creación del Jardín de Los Argumentos... Léanlo, les abrirá puertas.

sábado, 13 de noviembre de 2010

EL TATUAJE.


Comentaban Sonámbulos urbanos la costumbre frecuente de adornar sus cuerpos algunas mujeres (también hombres, obviamente, pero no quiero dirigirme a ellos) , ya no de zonas concretas del planeta sino extendida a muchas otras. ¿Cuál podía ser el significado oculto de dibujar sobre su geografía cutánea?. Imagino que, como en todo, habrá muchas respuestas. Unas lo harán con la intención de no olvidar jamás un episodio de su vida, otras por su seguimiento del sendero de otros que impusieron tal conducta, pero ¿y su contendido...?, ¿pueden adivinarlo otros o es mejor que sea anónimo?, ¿y el lugar?, ¿se descubrirá o se mantendrá oculto en aquella zona que solo, y solo ella, o ellos, deseen sea conocido?. ¿Y el tatuador...?, ¿ se le deberá dar muerte como a los arquitectos de las pirámides para que nadie conozca tal mensaje emocional...?
Un tatuaje es eterno en la vida de quien se lo practica. Le acompañará y le recordará un capítulo afectivo, algo o alguien que supuso... será ese jardín secreto, uno más de los que ARS describe con su maestría conocida. Deberá vérsele a diario, como si te hablaran, hicieran eco: "Si quieres que tus mejores jardines regresen siempre de noche, tienen que estar muy bien sembrados de día. Son los jardines de ecos. Hay que cuidar las pasiones como a las plantas. Las amistades más intensas y los amores más apasionados son como plantas que se plagan muy fácilmente", dice.

domingo, 7 de noviembre de 2010

PERÍODO DE REFLEXIÓN.

Estoy convencido de que tenemos una intrahistoria, como una corriente subterránea que aumenta la acústica de lo que ansiamos, que besa los cimientos y anima a justificar lo que en la superficie crece, pero ¿existe una suprahistoria que nos llene de interrogantes por las casualidades que generó aquel conocimiento casual, aquella ácida conversación, aquel paso dado en falso...?. Hay tantas dudas... tantos manifiestos solamente de cara al exterior que es cada vez más necesario acudir en busca de ese vacío del que hablan los budistas zen, esa no-existencia que insta a seguir lo que de verdad tiene valor. Se confunde demasiado, como dijo el gran Wilde, valor y precio, y en escasas ocasiones se advierte que lo único es minúsculo, y obviamente muy escaso, ¿será porque, también, pocos son los que acceden a él...?.
El Sonámbulo se resiste a ser contaminado, busca la armonía consigo mismo y los que le rodean. ¿Es hedonismo su reacción?, se llegó a interrogar. De ningún modo: es su propia historia que le conduce por caminos que conducen a proclamar momentos felices para los demás y para él mismo.