domingo, 4 de noviembre de 2018

DUDAS INRAZONADAS


Sintió repentinamente que algo había sucedido, que el tiempo, como dicen los malos guionistas de películas de tercera, se había detenido al verla. Decidida aunque tímida se acercaba arrastrando un perfume amizclado y tibio que envolvía aquella cita espontánea. Le contó alguien, muy sabio en este tipo de situaciones, que cuando esto sucede, en algún otro lugar del universo explota una estrella o que en el norte de Canadá comienza la extraña migración de doscientos millones de mariposas que cruzarán cinco mil kilómetros para pasar el invierno entre volcanes apagados de Méjico, o que todas las nubes se retirarán del cielo parisino para dejar pasar rayos de luz desconocidos hasta ese momento solamente habitados en el desierto del Sahara mientras se oye una canción de Jeanne Bourgeois, (más conocida como Mistinguette), o que un pintor con miles de horas a la espera de la inspiración cubrirá lienzos de espejismos etéreos llenos de sonidos de sombras largas... Desdijo aquel momento la frase de un nostálgico enfermizo de desdicha que le comentó que los encuentros, incluso los menos infrecuentes, son improbables. Dejó de ser memorizable para él. Sabía que en la melancolía hay demasiado yo. 
Solo sabe el Sonámbulo que quien cuestiona la verdad puede amarla, y que a nuestros semejantes, posiblemente también les suceda la misma proliferación de advertencias para dudar qué camino seguir. 
Inconsciente no siempre significa involuntario y tener horizontes ayuda siempre a ver de cerca...

(continuará... algún día)

1 comentario:

  1. Me ennerva esperar tu siguiente post... ¿por qué no halabas a diario Sonámbulo?

    ResponderEliminar